Bocadillos espirituales para vivir la Cuaresma: Sábado de la 2 a. Semana – Ciclo B

“Solían acercarse a Jesús todos los publicanos y pecadores a escucharle. Y los fariseos y los escribas murmuraban entre ellos: “Ese acoge a los pecadores y como con ellos”. Jesús les dijo esta parábola: “Un hombre tenía dos hijos; el menor de ellos dijo a su padre: “Padre, dame la parte que me toca de la fortuna. El Padre les repartió los bienes. No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, emigró a un país lejano, y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente… Recapacitando se dijo: “Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras yo aquí me muero de hambre. Me pondré en camino a donde está mi padre…” (Lc 15,1-3.11-32)

Una familia desintegrada.
Un padre y dos hijos.
Dios hijos que:
No han reconocido el amor de su padre.
El calor del hogar.
E calor de la compañía entre padre e hijos.
Y un padre que sufre la partida de uno de sus hijos.
Y sufre el legalismo del otro que no ha descubierto el corazón del padre.

Bella imagen de nuestra relación con nuestro papá Dios.
Bella imagen de nuestra verdad en la Iglesia.

Se puede estar en casa y vivir fuera.
Se puede estar en casa y tener el corazón en la calle.
Se puede estar en la Iglesia físicamente y vivir fuera de ella.
Se puede estar en la Iglesia y tener el corazón fuera de ella.
Se puede estar en la Iglesia:
Y no descubrir la verdad de la Iglesia.
Y no vivir la verdad de la Iglesia.
Y no sentirse feliz en la Iglesia.
Y abandonar a la Iglesia en busca de otras experiencias.

Se puede ser cristiano y no reconocer la belleza de nuestro bautismo.
Se puede creer en Dios, pero no sentirlo como padre.
Se puede creer en Dios pero no haber experimentado nunca el calor de sus caricias.
Se puede creer en Dios, pero sentirse aburrido con él.
Se puede creer en Dios, y preferir al margen de él.
Se puede creer en Dios, y negarlo excluyéndolo de nuestra vida.
Se puede creer en Dios, y sentir frío el corazón.

El estómago también puede ser camino de regreso a la casa del Padre.
Es fácil vivir en tanto podemos hacer lo que nos viene en ganas.
Cuando se ha dejado la casa del padre hasta las bellotas de los cercos saben a gloria.
Es triste sentirse hijo, como el estómago vacía, en tanto que hasta los criados viven felices en la casa de su amo.

Es preciso reflexionar, pensar sobre sí mismo.
Y aunque no sea más que por el pan regresar a casa.
Muchas veces es preciso tomar el camino del regreso.
Confesarse es el camino del regreso a casa.
Rezar es el camino del regreso a casa.
Sentir el vacío del alma es el camino de regreso a casa.

Una melodía a tres:
El hijo que regresa oliendo a chanchos.
El padre que espera con el corazón roto.
El hijo mayor que se niega a entrar a casa.
Ahora el prójimo es el hijo mayor que, no se va de casa, pero tampoco quiere entrar en ella.

Ahora es el hijo “que no se fue de casa”, el que no entiende la música de los abrazos, de la fiesta.
Y el corazón del padre que se deshace en besos y abrazos por el que retorna a casa, ahora comienza a llorar por la ausencia del que no entiende de amor y le hubiera bastado un cabrito.
El corazón de Dios vive:
Las alegrías de los que regresan.
Las tristezas de los que estando en casa no entienden ni el amor paterno y el amor fraterno.
Sin embargo el padre no será feliz en tanto los dos hijos no participen de la fiesta del amor, del perdón y del beso y el abrazo.

La cuaresma:
es el tiempo del regreso.
es el tiempo del ponerse en camino de casa.
es el tiempo de la fiesta de la conversión de los que están lejos.
es el tiempo de la fiesta de la reconciliación de los hermanos.
Los brazos de Dios se sienten vacíos mientras no peda estrechar a los dos hermanos en un mismo abrazo.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s