Bocadillos espirituales para la Pascua: Miércoles de la 2da Semana – Ciclo B

“Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado…” (Jn 3,16-21)

Amar. Entregar. Perecer. Creer. Tener vida. Juzgar. Salvar.
Ocho verbos en unas líneas. Y todos como una especie de jardín de rosas.
Amar es entregar. Entregar para no perecer.
Entregar es para creer. Creer es para tener vida.
Enviar no es para juzgar. Enviar es para salvar.
Creer es estar salvado. No creer es condenarse.
Creer es no ser juzgado.
Dios no condena, sino que somos cada uno los que decidimos nuestra salvación.

Frente a las exigencias moralistas de la Ley, Jesús le abre a Nicodemo un nuevo horizonte, una nueva esperanza, un nuevo panorama para su espíritu.
Una nueva experiencia de Dios. Un Dios que ama y no condena.
Una nueva experiencia de la fe. Una fe que es experiencia del amor.
Una nueva experiencia de la salvación. Que es sentirse amado y creer en el amor.

Jesús comienza no por interpretar la Ley ni impartir normas y preceptos morales.
La vida ha de comenzar por la experiencia del amor de los padres.
La vida cristiana ha de comenzar por la experiencia del Dios que nos ama.
El Dios de nuestra fe no comienza por ser un Dios amenazador.
El Dios de nuestra fe comienza por la apertura y la generosidad del corazón de Dios.
Dios no comienza revelándose como el “que es”, el “ser”, como lo hace la filosofía.
Dios comienza manifestándose como el “que ama”.
Y la medida de su amor es nada menos que la entrega de su Hijo único.
¿Por dónde comenzamos nosotros a enseñar el rostro de Dios a los niños?
¿Por dónde comenzamos nosotros a predicar el rostro de Dios a los hombres?
En las bases de nuestra fe tiene que estar no el “ser supremo”, ni “el juez supremo” sino la experiencia de ser amados.

Jesús comienza por anunciarnos la vida.
Dios quiere que vivamos.
No es el Dios de la muerte sino el Dios de la vida.
Jesús rechaza esa idea, tan metida en nuestros corazones, del Dios que “nos juzga”.
El Juicio Final de Miguel Angel en la Capilla Sixtina resulta en realidad demasiado trágico. El Juez supremo revela poco de ternura y de amor. ¿Será realmente el juez que Jesús nos revela?

Por otra parte, la fe es mucho más que creer en las verdades del Credo.
Creer es creer en el que ha sido enviado y entregado.
Creer es por tanto creer en el amor.
Y la fe se expresa en dos realidades a las que, de ordinario, tanto miedo tenemos:
“El que cree no será juzgado”.
“El que cree ya tiene vida eterna”.

Somos nosotros los únicos jueces de nuestra vida.
Dios sólo se dedicará a ver la verdad de nuestra fe.
La fe ya nos juzga.
El creer termina siendo ya un juicio sobre nosotros mismos.

¡Cuánto hemos abusado del terrible juicio de Dios en las predicaciones!
¡Cuánto miedo sembrado en los corazones con el tema del juicio!
Por eso me encanto cuando Pablo se pregunta a sí mismo “¿y quién me juzgará?” Y se responde a sí mismo: “El mismo que murió por mí”. Dicho de otra manera: “me juzgará el amor, el que me ama, el que fue entregado por mí”. Valdría la pena que hoy pudiésemos cantar:

“Nadie hay tan grande como Tú, nadie hay, nadie hay. (2)
¿Quién habrá que haga maravillas como las que haces tú? (2)
1. No con la fuerza, ni la violencia, es como el mundo cambiará. (2)
Sólo el amor lo cambiará, sólo el amor nos salvará. (2)
2. No con las armas, ni con la guerra es como el mundo cambiará. (2)
Sólo el amor lo cambiará, sólo el amor nos salvará. (2)
3. No con los pactos, ni los discursos, es como el mundo cambiará. (2)
Sólo el amor lo cambiará, sólo el amor nos salvará.” (2)
Dios es amor y a todos nos invita a vivir desde la experiencia del amor.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para la Pascua: Miércoles de la 2da Semana – Ciclo B

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s