Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Lunes de la 9 a. Semana – Ciclo B

“La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente”. Intentaron echarle mano, porque veían que la parábola iba para ellos; pero temieron a la gente, y dejándolo allí, se marcharon”. (Mc 12,1-12)

Con frecuencia, lo esencial pasa a un segundo lugar.
Incluso, es frecuente que, a lo esencial no le demos importancia.
Y nos quedemos siempre con la hojarasca.
Secamos las raíces y luego queremos que el tronco crezca.
Cortamos el tronco y les pedimos frutos a las ramas.

En la vida religiosa nos puede suceder algo parecido.
La misma Iglesia no está exenta de esta tentación:
Todo es importante, menos Jesús.
Valoramos la estructuras, y nos olvidamos de la vida.
Valoramos las grandes manifestaciones, y nos olvidamos de la vida personal de cada uno.
Valoramos el pasado, y nos olvidamos de situarnos en el presente y de mirar al futuro.
Valoramos el pasado, y no vemos las urgencias y necesidades actuales.

Hay un ateísmo del cual hablamos poco y le damos poca importancia.
Es el ateísmo, no de los que dicen que no creen, sino de los que dicen creer.
Porque el problema no está en aceptar y creer en Dios.
El verdadero problema está en qué lugar ocupa Dios en nuestras vidas.
Porque, con frecuencia, Dios no pasa de ser “un Dios de emergencia como los bomberos”
Con frecuencia, Dios no pasa de ser una simple “Post Data” para aprovechar el pequeño espacio que nos queda en la carta para dar la última noticia.

Jesús se aplica a sí mismo el texto de la Escritura “la piedra que desecharon los arquitectos, es ahora la piedra angular”.
Jesús es la piedra que sostiene todo el arco.
Sin esa piedra el arco se viene abajo.
Sin Jesús la “viña del Señor que es la Iglesia, el Pueblo de Dios” no es nada más que apariencia.
Cuidamos mucho de la “verdad”, que con frecuencia no pasa de ser “nuestra verdad, nuestra teología o nuestra ideología” y nos olvidamos de lo esencial que es “el amor”.
Es cierto que no puede haber amor sin la verdad.
Pero tampoco vale la verdad sin el amor.
Tenemos nada menos que una Congregación para la verdad de la fe, y me parece bien.
¿Y no necesitaremos una Congregación que esté atenta a la caridad de la Iglesia y del Pueblo de Dios?

Es curioso lo que dice el texto de que los “sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos” se dieron por aludidos con la parábola de los viñadores que mataron a los enviados e incluso al Hijo. “Porque veían que la parábola iba para ellos”.
No es fácil que los de arriba reconozcan sus equivocaciones.
No es fácil que los que detectan el poder reconozcan que no tienen la exclusiva de la verdad.

Y lo de siempre: “Intentaron echarle mano”.
Pero los de arriba también saben guardar sus apariencias: “temieron a la gente y dejándolo allí, se marcharon”.
La parábola no culpa a la viña, sino a los viñadores.
Son los viñadores, como responsables de la viña, quienes eliminaron a todos, incluido el Hijo.
Y los “sumos sacerdotes, escribas y ancianos” se sienten señalados.
Y lo de siempre, “intentaron echarle mano”.
Tapar la boca a quien dice verdades que no nos gustan, siempre resulta más fácil que revisar nuestra propia verdad.

Es preciso recuperar el centro de la fe y no quedarnos en la periferia.
Es preciso recuperar la vida del tronco y no quedarnos con la cáscara.
Es preciso recuperar la piedra angular y no construir sobre falsos cimientos.
Es preciso recuperar a Jesús, como único dueño de la Iglesia, de la que todos los demás somos “viñadores”, servidores.
Es preciso recuperar a Jesús, como eje de nuestra fe y de nuestro quehacer cristiano.
Es preciso, no quedarnos en la apariencia de las ramas, y regresar a las raíces.
Es preciso que al arco de nuestro fe no le falte “la piedra angular”.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s