Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: La Asunción de María

“María dijo: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí; su nombre es santo, y su misericordia llega a su fieles de generación en generación”. (Lc 1,39-56)

Celebramos hoy la fiesta de la Asunción de María. Yo la llamaría la Pascua de María.
Tampoco a ella la tenemos que buscar en el sepulcro.
Porque también su cuerpo ha sido glorificado, compartiendo la glorificación del cuerpo glorioso del Resucitado.
Alegría de la Madre.
Alegría del Hijo.
Alegría de nosotros sus hijos.
Alegría por el triunfo de la Madre.
Alegría por la grandeza de los hijos.

No es un día para encerrarnos en nuestras pequeñeces.
No es un día para encerrarnos en nuestras debilidades.
No es un día para encerrarnos en nuestras flaquezas.
Sino que es un día: para recordarnos a nosotros mismos:
Que también Dios se ha fijado en nosotros.
Que también Dios nos ha mirado con cariño e ilusión.
Que también Dios a mirado nuestras esclavitudes con ojos de libertad.

Es un día para unirnos al gozo y a la alegría de la Madre.
Es un día para unirnos a su canto y cantar también nosotros el nuestro.
Es un día para, como ella, recordar y entonar un himno de alabanza, a lo que “el Poderoso ha hecho en nosotros”.
Es un día para que también cada uno de nosotros cantemos el himno de la historia de Dios en nuestras vidas.

¿Acaso siempre tendremos que vivir de nuestro “miserere”?
¿Acaso siempre tendremos que vivir llorando nuestras debilidades?
Ya es hora de que cada uno cantamos a Dios en nuestras vidas.
Ya es hora de que “se alegre nuestro espíritu” porque también El ha hecho obras grandes en nosotros que nos sentimos tan pequeños.
Cada uno tenemos nuestro propio “Magnificat”, nuestro propio “Proclama mi alma la grandeza del Señor”.La grandeza de sentirnos mirados.
La grandeza de pasmarnos de gozo por lo que “ha hecho en nosotros”.

“Proclama mi alma la grandeza del Señor porque un día se enamoró de mí y me regaló el don de la vida.
Proclama y se alegra mi espíritu, porque un día el Señor me renovó en las aguas del bautismo.
Proclama y se alegra mi espíritu, porque un día a mi Señor le dio la corazonada de “hacerme hijo suyo”.
Proclama y se alegría mi espíritu, porque un día a mi Señor regalarme su amor en el amor de mis padres.
Proclama y se alegra mi espíritu, porque un día mi Señor quiso regalarse él mismo en “pan de comunión” y por primavera vez, mi corazón se pareció al vientre virginal que lo encarnó.
Proclama y se alegra mi espíritu, porque un día mi Señor quiso vivir de sueños y me soñó sacerdote suyo y religioso.
Proclama y se alegra mi espíritu, porque tantas veces, mi Señor miró mi corazón esclavo del pecado y lo renovó en el sacramento de la penitencia.
Proclama y se alegra mi espíritu, porque mi Señor quiso poner en mis manos tantos corazones heridos y las convirtió en sus propias manos para sanarlos.
Proclama y se alegra mi espíritu, porque siendo tan poco como era, quiso hacer en mí la maravilla de un instrumento de su amor.
Proclama y se alegra mi espíritu, porque mi Señor me ha regalado su amor en el amor de mis hermanos de comunidad y en el amor de tantos seglares que ha puesto en el camino de vida”.

¿Y la maravilla de que, gracias a tu Resurrección, también yo resucitaré contigo y mi cuerpo será glorificado como el tuyo y el de tu Madre?
Bueno, Señor, ¿quieres que siga contando y cantando tus maravillas en mi vida?

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s