Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Domingo 22 – Ciclo B

“Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: “¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?” El les contestó: “Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí”. (Mc 7, 1-8.14-15.21-23)

En el Perú celebramos a Santa Rosa.
Yo me voy a quedar con el Evangelio de domingo 22 del ordinario.

Nos encanta el aparecer, mucho más que el ser.
Nos encanta el salir bien perfumados, aunque el corazón huela a podrido.
Nos encanta que alguien nos pregunte: ¿Qué perfume usas?

Alguien de buen humor, pero muy realista me decía un día:
Las esposas se pelean cada día con el polvo de los muebles.
Mientras tanto tienen a sus maridos olvidados.
Esposas que se pasan el día con el plumero sacando el polvo de los muebles.
Y luego no tienen tiempo para sentarse un rato con sus maridos.
Esposas que tienen la casa reluciente.
Pero tienen los maridos como muebles en el almacén.

Eso es lo que acontece con la religión de la ley.
Lo importante es cumplir con la Ley.
No importa que el corazón esté en otro sitio.
Lo importante es cumplir el domingo con la Misa.
No importa si luego no se enteran ni de lo que dijo el cura.
Si no vamos a Misa porque no hemos podido, no comulgamos al domingo siguiente.
Pero si vamos y nos pasamos el tiempo contando los mosquitos o bostezando, y comulgamos tranquilamente.

Cuántas mujeres que están barriendo el cuarto, meten la basura debajo de la alfombra, porque llega una visita.
Lo importante es dar buena impresión de limpieza.
No importa si la basura la escondemos debajo de una alfombra que brilla.

Ese era el problema de aquellos fariseos y escribas llegados de Jerusalén:
No venían a escuchar al Maestro.
Venía a chismear.
No venían para encontrarse con la Buena Noticia de Dios.
Venían para ver si “cumplían con la tradición de los mayores”.

Era más importante lavarse las manos, que tener limpio el corazón.
Era más importante lavarse las manos, que limpiar su mente de los prejuicios.
Era más importante lavarse las manos, que tener un corazón con amor.

Dios no es de los que se fija mucho en si llevamos corbata.
Dios es de los que se fija si hablamos bien de los demás.
Dios no es de los que se fija mucho si la camisa está bien planchada.
Dios es de los que se fija si el corazón está sano.
Dios no es de los que se fija en el follaje del árbol.
Dios es de los que se preocupa de que el tronco tenga raíces sanas.
Dios no se fija en qué champú usamos.
Dios se fija en lo limpias que son nuestras mentes.

Para Dios está bien la limpieza externa, porque Dios tampoco es un cochino.
Pero a Dios sí le interesa lo limpio que está nuestro corazón.
Para Dios es importante la limpieza del cuerpo.
Pero a Dios le interesa más la limpieza del alma y del corazón.
Para Dios no es el polvo de los caminos lo que mancha las manos y el cuerpo.
Para Dios lo que mancha no es lo que se no pega desde fuera.
Para Dios mancha ese manantial que brota dentro de nosotros los “malos propósitos, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios secretos, la codicia, la injusticia, la envidia, la difamación, el orgullo y la frivolidad”.

Y ahora la pregunta:
¿quiénes están limpios de verdad?
¿quiénes están sucios de verdad?
Que cada uno dejemos de mirar a nuestras manos y miremos un poquito más al corazón.
Se puede amar con manos “sin lavar”.
Pero no se puede amar “sin lavar el corazón”.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Domingo 22 – Ciclo B

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s