Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Miércoles de la 23 a. Semana – Ciclo B

“Les dijo Jesús: “Dichosos los pobres… Dichos los que tienen hambre… Dichosos cuando os odien los hombres y os excluyan, y os insulten y proscriban vuestro nombre como infame por causa del Hijo del hombre…” (Lc 6,20-26)

Dichosos, no los que tienen mucho, porque vivirán preocupados.
Dichosos, no ambicionan siempre más, porque viven siempre insatisfechos.
En cambio:
Dichosos los que tienen más que lo que desean.
Dichosos los que no ambicionan más que lo que tienen.
Dichosos los que están contentos con lo que tienen.
Dichosos los que aun reparten de lo poco que tienen.
Dichosos los que tienen suficiente para vivir con dignidad.
Dichosos los que siempre les sobra de lo que tienen.
Dichosos los que no se dejan llevar de la publicidad.

No se es feliz por desear tener mucho.
Se es feliz cuando se sienten a gusto con lo que tienen.
Se es feliz cuando de lo poco que tienen aún les sobra.
Se es feliz cuando no se viven esclavo del último modelo.
Se es feliz cuando no se vive para tener.
Se es feliz cuando se tiene para vivir.
Se es feliz cuando incluso se comparte lo poco que se tiene.

Dichosos los que tienen hambre:
Porque han dado de lo poco que tienen.
Porque han compartido de lo que les falta.
Porque tienen hambre para que otros coman.
Porque tienen hambre de que otros coman.
Porque trabajan para que otros puedan comer.
Porque tienen hambre de que otros sean felices.
Porque tienen hambre de que otros vivan con alegría.

Dichosos los que os ahora sois odiados:
Porque vivís en la verdad y no compartir la mentira.
Porque vivís en la fidelidad y no caéis en la trampa del engaño.
Porque vivís en fidelidad al Evangelio.
Porque vivís en fidelidad a la voz de Dios.
Porque vivís en fidelidad a vuestro bautismo.
Porque vivís en fidelidad a vuestra vocación.
Porque vivís en fidelidad a vuestro matrimonio.
Porque no os avergonzáis de hablar de Dios delante de los demás.
Porque no os avergonzáis de hablar de Jesús delante de los amigos.
Porque no os avergonzáis de decir no donde otros dicen sí.
Porque no robáis donde otros roban.
Porque no sois ricos robando lo que no es vuestro.
Porque os llaman aguafiestas.
Porque no sois como los demás.
Porque vuestra vida deja al descubierto la vida de los demás.

Los caminos de la felicidad son muy extraños.
Todo depende donde cada uno pone su felicidad.
Le mejor felicidad es cuando los demás os marginan porque vuestra fe contradice la vida que ellos llevan.
La mejor felicidad es poner la vida al servicio y fidelidad del Evangelio.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s