Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Jueves de la 23 a. Semana – Ciclo B

“Jesús dijo a sus discípulos: “A los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os injurian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, déjale también la túnica”. (Lc 6,27-38)

Comencemos por ahí: “a los que me escucháis os digo”.
Porque quien no le escucha es inútil siga con todo el resto.
¡Y ojo! que dice: “escucháis”, y no dice “a los que me “oís”.
Oír oye cualquiera.
Escuchar ya es otra música.
Se oye con las orejas y los oídos.
Se escucha con el corazón.
Quien no escucha con el corazón, sencillamente oye ruidos lejanos.
Quien escucha con el corazón, queda enganchado en el Evangelio.
Quien escucha con el corazón a Jesús, siente que se lo están transplantado.
Quien escucha con el corazón, siente que su corazón ya no es el mismo.

Escuchar a Jesús es ver el mundo al revés.
Escuchar a Jesús es ver el mundo de patas arriba.
Escuchar a Jesús es situarnos en un mundo que es preciso traducirlo, porque ya no lo entendemos.

Porque nosotros decimos:
al enemigo, palo limpio.
al enemigo, ni en la sopa.
al enemigo, ni en pintura.
al enemigo, lejos.
Y viene Jesús y nos cambia totalmente la letra de la partitura:
“Amad a vuestros enemigos”.
Viene Jesús y no pide que:
“hagamos el bien a los que nos odian”.
Seamos amables con los que no odian.
Seamos simpáticos con los que odian.
Y viene Jesús y se hace el simpático: “A los que os maldicen”:
“Bendecidlos”.
Deseadles el bien.
Deseadles lo mejor.
Y a los que nos “injurian”:
Por estos rezad a Dios.
Tenedlos presentas delante de Dios.

Personalmente soy un agraciado de Dios. Porque, hasta donde tengo experiencia: ni me han odiado, ni han maldecido, ni siquiera me han injuriado. Debo confesar que Ustedes han sido demasiados buenos conmigo.

De todos modos, amigos, este discurso de Jesús no estaba en nuestro libreto.
Esto no figuraba en lo que nos han enseñado.
Esto no figuraba en los planes de nadie.
Nosotros preferimos solucionar los problemas con la misma moneda.
Al que me fastidia, no perder la oportunidad para devolvérsela.
Al que no me quiere ver, pues a torcer la cara y ni “los Buenos días”.
Que donde nos ofendan nosotros pongamos reconciliación.
Que donde hablen mal de nosotros, nosotros hablemos bien y bonito de ellos.
Que donde nos maldicen, nosotros les llenemos de bendiciones.
Que donde nos hieran, nosotros seamos capaces de acariciar.

Como veis, un mundo al revés.
Y ese es el mundo del Evangelio y el mundo que Dios quiere de nosotros.
Por eso, está bien que estemos en el mundo, pero “no seamos del mundo”.
Por eso, sintamos la alegría que hay un mundo distinto que podemos construir.
¡Ah, y esto se llama ser cristiano!

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s