Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Miércoles de la 24 a. Semana – Ciclo B

“¿A quién se parece esta generación? ¿A quien la compararemos? Se parece a unos niños, sentados en la plaza, que gritan a otros: “Tocamos la flauta y no bailáis, cantamos lamentaciones y no lloráis”. (Lc 7,31-35)

Me ha gustado el comentario que hace “Evangelio 2.012 Ciclo B”. En el último párrafo dice: “En consecuencia, han hecho vano el plan de Dios; ni llorar ni danzar, sino seguir con los propios criterios, de espaldas a la auténtica sabiduría”.

Jesús mismo se siente desconcertado por el actuar de la gente. Viene Juan y lo consideran un extremista. Viene Jesús y le consideran un permisivo.
Cuando uno decide instalarse en sus propios criterios, en sus propias ideas, en sus propias actitudes, nada les encaja.
Si se exige porque se exige.
Si uno es más condescendiente, es un permisivo.
Si uno es comprensivo, le llaman blando.
Si uno es firme, le llaman totalitario.
Total que para ellos no hay posibilidad de acertar.
Prefieren seguir en la suya y no les entran balas.

Si tocamos la flauta, no bailamos.
Si cantamos lamentaciones, no lloramos.
Es decir, ni la alegría del baile ni la tristeza de la lamentación.
Cada uno busca su propia justificación.
Cada uno hace lo posible para que nadie le mueva el sillón.
Cada uno trata de que nadie le complique la vida.

Si el padre de familia es exigente, y decimos exigente no intransigente, no comprende a sus hijos.
Si por el contrario, es permisivo, él será responsable de lo que hagan sus hijos.
Si la Iglesia toma actitudes de firmeza en ciertas cosas, la Iglesia es una anticuada.
Si la Iglesia es más comprensiva con ciertas debilidades, es culpable de lo que hacemos.
Si los Obispos callan, es que no quieren mojarse.
Si los Obispos hablan, es que se están entrometiendo en lo que no les corresponde.
Si el sacerdote dice las cosas claras, es muy duro.
Si el sacerdote prefiere actuar con amabilidad, “nos están haciendo perder la fe”.

No hace mucho tuve una experiencia curiosa.
Alguien me pidió que quería hablar conmigo.
Me echó un sermón más largo que los míos, que no suelen ser cortos.
¿Cómo era posible que en Navidad permitiésemos que en la Iglesia se cantasen villancicos con castañuelas y el famoso “cajón peruano”.
Esa era una falta de espeto en la Iglesia.
Y para que la cosa quedase completa: me arremetió contra esas Misas carismáticas con aplausos y alguna cosa más.
Y no hablemos de los aplausos en las Bodas o en los Aniversarios de Boda que celebramos cada mes.

Confieso que ese día se me subió el indio, como dicen por aquí.
Y después de aguantar todo el chaparrón, le dije: en adelante celebraremos la misa sin luces, con dos velitas, sin órgano y sin canto, y además para que no distraerle a usted de su fervor, la voy a celebrar en latín.
Me miró con ojos de rabia y me respondió: “tampoco usted vaya al otro extremo”.
Total que ni lo uno ni lo otro.

Total: que ni escuchamos a Juan que nos pide la conversión y anuncia el juicio de Dios, ni escuchamos a Jesús que nos anuncia el a Jesús que nos habla de un Dios que es amor, que acoge a pecadores, que come con ellos, que hace fiesta por el que regresa a casa.

Cuando uno ha echado raíces en sus propias ideas y criterios y en su estilo de vivir, todo cambio nos resulta inaceptable.
Preferimos ser agua estancada que agua corriente del río.
Preferimos ser pozo manantial.
Preferimos ser lo que fuimos a lo que podemos ser.
Preferimos que el tiempo no pase, y para ello no arrancamos las hojas del almanaque.
Es decir, ni un pasado vivo, ni un futuro prometedor.
Mejor, un presente que se pudre como agua embalsada.
Ni música que nos haga bailar, ni lamentaciones que nos hagan llorar.
Total una vida que no camina ni se renueva.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s