Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Martes de la 29 a. Semana – Ciclo B

“Dijo Jesús a sus discípulos: “Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como el que aguarda a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo”. (Lc 12,35-38)

La vida del creyente es estar siempre alerta.
Estar siempre despiertos.
Estar siempre en vela.
Estar siempre dispuestos.

Aquí no vale el hacerse los desentendidos.
Aquí no valen las excusas de que estamos cansados.
Aquí no vale eso de que no nos dimos cuenta.
Aquí no vale eso de “yo pensaba”.

El cristiano tiene que estar siempre de vigía que vela y espera.
El cristiano tiene que vivir con los ojos abiertos a las venidas de Dios.
El cristiano tiene que vivir con los oídos atentos por si escucha sus pasos.
El cristiano tiene que vivir dispuesto siempre a abrir la puerta.

Dios no es de los que se desentiende del hombre y lo deja a la deriva.
Dios no es de los que dice: “ahí se las vean”.
Dios no es de los que dice: “hagan lo que les viene en ganas”.
Dios sigue viniendo cada día.
Por eso cada día es una novedad de Dios.
Dios sigue viniendo cada día a la Iglesia.
Por eso cada día la Iglesia es una novedad de Dios.
Dios sigue cada día haciendo su Iglesia.
Por eso cada día la Iglesia está llamada a ser cada día nueva.
Dios no es de los se repite.
Dios no es de los que siempre canta la misma canción.
Dios es sorpresa, es novedad.
Y todo lo que toca Dios con su gracia y su palabra está llamado a renovarse.

La novedad de nuestras vidas es la novedad de Dios en nosotros.
La novedad de la Iglesia, no es el capricho de los hombres, sino novedad de Dios.
Por eso cada uno de nosotros es preciso estemos atentos a sus llegadas.
A escuchar sus pasos, como Adán, en el paraíso.
Pero no para escondernos como él, sino para salir a su encuentro.

Tenemos miedo a los cambios porque tenemos la idea de que la Iglesia es nuestra.
Y la Iglesia no es nuestra.
Nosotros somos simples “criados” siempre “ceñida la cintura”.
Los cambios nacen del mismo Dios que quiere una Iglesia “siempre rejuvenecida”.

Para ello necesitamos también estar con las “lámparas encendidas”.
Necesitamos luz para ver y poder abrir la puerta sin hacerle esperar mientras buscamos las llaves.
Necesitamos luz para descubrir a Dios llegando y para que encuentre la casa iluminada y no a oscuras.

Y lo original de este texto del Evangelio es el que dice: “Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela, os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo”.
El mérito de la espera es recompensado con “sentarnos a la mesa”.
El mérito de la espera es retribuida con que “los irá sirviendo”.
Solo cuando estamos atentos, seremos invitados a la mesa.
Solo cuando estemos listos para abrirle la puerta, “el nos servirá”.
Solo quien sepa leer la novedad de las venidas de Dios participarán de la mesa y del servicio de Dios.
Solo cuando estamos listos para abrir las puertas de nuestras vidas, de la Iglesia a la nueva juventud de la Iglesia, podremos ser comensales servidos por Dios.

A Dios no le gustan cristianos dormidos.
A Dios no le gusta una Iglesia dormida.
A Dios no le gustan cristianos que le hacen esperar.
A Dios no le gusta una Iglesia que le hace esperar.
A Dios le encantan los cristianos siempre dispuestos.
A Dios le gusta una Iglesia siempre dispuesta.
A Dios le gustan los cristinos siempre despiertos.
A Dios le gusta una Iglesia siempre despierta, siempre preparada para ir por delante y no a remolque.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s