Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Jueves de la 31 a. Semana – Ciclo B

“Si uno de vosotros tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y a tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra se la carga sobre los hombros, muy contento; y, al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos para decirles: “¡Felicitadme! He encontrado la oveja que se me había perdido? Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse”. (Lc 15,1-10)

Amigos: hoy mi bocadillo tiene mucho de alegría y bastante de preocupación.

De alegría:
Porque a Dios le importan un rábano nuestras murmuraciones y chismografía.
Porque a Dios le interesa más sentarse a la mesa con los malos que con los que se creen buenos.
Porque a Dios le duelen todos los extraviados.
Porque a Dios le duelen todos los que debiendo estar en casa, se han perdido en el camino.
Porque a Dios le interesan aquellos que nosotros llamamos malos.
Porque a Dios le duelen aquellos que, olvidando su bautismo, se pierden en esas ofertas que les hacen desde la otra orilla.
Porque a Dios le duele uno solo que falte, aunque todos los demás estén a bun recaudo.
Porque Dios que quiere salvar a todos, le duele el corazón por uno solo que falte.
Porque a Dios no le importa el cansancio del día, cuando nota que alguno de los suyos no está.
Porque a Dios no le importa tener que desandar los caminos, buscando a los que nos hemos extraviado.
Porque Dios celebra el encuentro con uno solo que ha fallado y se ha perdido.
Porque Dios no quiere celebrar solo sino que invita a los amigos y vecinos a compartir su alegría.
¿Cuándo será que la comunidad haga fiesta y celebre el regreso de alguno de sus fieles extraviados?

De preocupación:
Porque nosotros nos contentamos con los que somos.
Y dormimos tranquilos aunque muchos falten.
Porque nosotros nos contentamos con ver la Iglesia llena los domingos.
Pero no nos duelen los que no han venido.
Porque nosotros dedicamos más tiempo a los que están en casa, que a los que han quedado fuera.
Porque nosotros dedicamos mas tiempo a los de siempre y nos justificamos de no tener tiempo para llegar al resto.
Porque nosotros no salimos a buscar a los extraviados, sino que nos sentimos bien esperando que vuelvan.
Porque nosotros no salimos a los caminos a buscar a los que están perdidos, justificados por el trabajo que nos dan los que ya están dentro.
Porque nosotros nos sentimos bien con los buenos, y nos despreocupamos de los malos.
Porque nosotros somos incapaces de hacer fiesta con los que regresan.
Porque nosotros somos incapaces de invitar a la comunidad a celebrar la fiesta del que ha vuelto a casa.
Porque nosotros preferimos nuestra reputación a “acoger a los pecadores y salir a comer con ellos”.

Esto me inquieta y perturba:
Cuando un hijo no regresa a casa, los padres no duermen.
Cuando un hijo falta de casa algún día, los padres dan parte a la policía.
Cuando un hijo se ha perdido, hacen anuncios en los medios de comunicación.
¿Y qué hago yo cuando uno de mis fieles se pierde?
¿y qué hago yo cuando, posiblemente ni conozco a los extraviados?
¿Y qué hago yo cuando son tantos los bautizados que ni saben donde está la Iglesia?
Me temo que el árbol nos impida ver el bosque.
Me temo que los que vienen nos impidan ver a los que faltan.

Una de mis grandes alegrías sacerdotales no es cuando me buscan los buenos, sino cuando me buscan los que durante años han estado extraviados en el monte.
Mi gran alegría la tuve el día que aquella mujer de treinta y ocho años, que toda su vida vivió al margen de todo, me dice: “Padre, quiero volver a la Iglesia, confiéseme”.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s