Bocadillos espirituales para vivir el Adviento: Sábado de la 3 a. Semana – Ciclo C

Anuncio a Zacarías“Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor. Pero el Angel le dijo: “No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado; tu mujer Isabel te dará un hijo y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría y muchos se alegrarán de su nacimiento”. (Lc 1,5-25)

El anuncio del Nacimiento de Jesús se lleva a cabo en una casa humilde de una humilde familia.
El nacimiento del Precursor se anuncia en el Templo.
El Nacimiento de Jesús se anuncia a una mujer sencilla del pueblo.
El Nacimiento del Precursor se anuncia a un sacerdote del Templo.
Le mujer del pueblo, se fía de la Palabra de Dios.
El Sacerdote del Templo, no cree en los posibles divinos, sino que se queda con los imposibles humanos.

El Nacimiento de Jesús tendrá lugar fuera del Templo.
Ahora el Templo de Dios será el seno virginal de una mujer y un establo de pastores.
En el anuncio del Nacimiento de Jesús, Dios parece cambiar las claves de la historia:
Dios comienza a dejar vacío el templo.
Dios comienza a dejar sin sentido el templo.
Dios comienza a dejarse encontrar en la vida ordinaria del pueblo.
El Templo ya no se fía de la Palabra de Dios.
El Pueblo sencillo se abre a la Palabra de Dios.
El sacerdote del Templo entra en un largo silencio de nueve meses.
La mujer del pueblo se hace ahora palabra de encarnación.
El sacerdote del templo hablará ahora por señas.
La mujer del pueblo hablará a través de un vientre en el que va creciendo Dios.

Dios cambia las coordenadas de la historia de la salvación:
Ya no es el pueblo el que tiene que ir a encontrarse con Dios en el Templo.
Es Dios que va al encuentro del Pueblo en su vida rutinaria de cada día.
Lo sagrado del Templo entró en silencio.
La vida ordinaria del pueblo es ahora el espacio donde resuena la voz de Dios.

Dios humilla al orgullo de los hombres del Templo.
Dios exalta y enaltece a la gente del pueblo sencillo.
Un pueblo que no entiende pero cree en la Palabra.
Un pueblo que estaba marginado, pero que Dios rescata de la oscuridad.
No serán los profesionales del Templo los que nos regalarán la Navidad.
Será el pueblo sencillo quien nos hará ese regalo navideño del Dios hecho hombre.
Dios no viene a través del Templo y sus representantes.
Dios viene a través de la gente del Pueblo.

¿No será el momento de reflexionar un poco en nuestras realidades?
¿Seremos hoy los representantes del Templo los verdaderos anunciadores de Dios?
¿No tendremos que escuchar más a la gente de la calle?
¿No tendremos que descubrir más a Dios en la vida de la gente del pueblo?
¿No tendremos que valorar más a esa gente sencilla a la que nadie escucha?
¿No tendremos que convencernos de que Dios no viene en los nidos de cigüeña de las torres de nuestras Iglesias?
¿No tendremos que convencernos de que Dios llega a nosotros a través de esa gente que huele a campo, huele a ganado, huele a tierra húmeda de sementera?
¿No tendremos que convencernos de que lo a nosotros nos parece imposible sigue siendo una posibilidad de Dios?

Nos estamos acercando a la Navidad.
Se nos anuncia el Nacimiento de Dios.
Y veremos a un niño como los demás.
Y sin embargo, ese será Niño-Dios.
Algo que nos resulta imposible.
Pero son las “manías” de Dios, los “posibles de Dios”.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s