Te esperamos, Navidad

Nacimiento

Te esperamos en esta Navidad.
“O por entre las rejas de la historia.
Por entre las rejas del acontecer diario.
O por entre las rejas de nuestro jardín”.

Alguien ha de velar abajo, en la puerta, junto al timbre.
Para anunciarnos a todos que tú has llegado.
Velar es nuestra tarea. Nos lo has recordado todo el adviento.
Alguien ha de estar atento, para anunciarnos a los desatentos, a los despistados.

Hoy todos queremos estar en casa a media noche, Señor.
Queremos estar cuando nazcas, cuando llegues.
Esta noche, todos estaremos en casa, en familia, esperando a cantar el Gloria.
Hoy todos brindaremos por ti. Hoy todos te cantaremos.

Esta nochebuena, Señor, todos, hasta los niños, estaremos despiertos.
Todos te estaremos esperando.
Te esperarán en la casa de los ricos, que también ellos te esperan.
Te esperaremos en la casa de los pobres, que también ellos saben mucho de esperas.
Te esperaremos bajo nuestras esteras, que también en las esteras se vive de la esperanza.
Te esperaremos vigilando nuestras calles, para que todos te esperen más tranquilos.
Te esperaremos, Señor, cuidando el callado dolor de los enfermos en los hospitales.
Te esperaremos, Señor, compartiendo nuestro chocolate, compartiendo nuestro panetón o nuestras galletas.

Como sea, hoy todos te esperamos.
Hoy, cada una de nuestras casas quiere ser tu posada.
Hoy, nadie te pedirá documentos para hospedarte.
Hoy, todos queremos ser portal y redil de ovejas.
Hoy, todos te decimos: ¿por qué no vienes a nacer en nuestra casa?
En ella todos te esperamos:
Te esperan los niños cargados de ilusiones.
Te esperan los jóvenes soñando mañanas.
Te esperan los esposos en abrazo de comunión y de vida.
Te esperan los ancianos que saben mucho de nacimientos.

En el árbol de Navidad que preside hoy nuestra cena, hemos colgado los regalos.
Regalos para todos.
También tú tienes allí nuestro regalo. El regalo de nuestra fe.
Tu madre María, también tiene allí su regalo. El regalo del cariño de Dios hacia ella.
Y al bendito José, dile que recoja el suyo. El regalo de la fe callada.
Y en la cuna de nuestro Belén, te tenemos a ti, como el regalo de Dios para todos en esta Navidad.

Señor, nosotros los mayores ya estamos cargados de muchos problemas, pero en esta noche sentimos que nos pesan menos.
Estamos cargados de años, pero esta noche tú nos haces niños.

¡Bienvenido, Señor, en esta Navidad!
Mientras te decimos:
¡NIÑO DE BELEN, FELIZ NAVIDAD en medio de nosotros!

Clemente Sobrado C. P.
Navidad 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s