Vitaminas para caminar: Y los suyos no le conocieron

“En el mundo estaba.
y el mundo fue hecho por ella,
y el mundo no la conoció”. (Jn 1, 10)

– ¿Tan difícil es reconocer a Dios? Conocemos a todo el barrio. Y hasta somos capaces de sabernos de memoria todas las generaciones de cada uno.

Reconocer a Dios

Flickr: Leland Francisco

– Viene Dios al mundo, basta que se haga hombre y la cosa se complica. Todos le reconocemos como Dios, mientras siga siendo Dios. Pero cuando a Dios se le ocurre hacerse hombre ya la cosa es diferente. Entonces ya no le conocemos.

– ¿Será que nos empeñamos en reconocer solo a Dios en su divinidad?
– ¿Será que mientras está un poco lejos nos preocupa menos?
– ¿Será que a Dios preferimos tenerlo a distancia para que no nos complique demasiado la vida?
– ¿Te imaginas que Dios te dijese que no te conoce a ti? ¿Te imaginas que Dios dejase de conocerte precisamente:

– porque te pareces demasiado a Él?
– porque te quiere ver solo como hombre?
– porque te quiere ver hombre y nada más?

– Dios sí me conoce. Por mi nombre. Por mi apellido. Por lo que soy y lo que puedo ser. Me conoce por dentro y por fuera. Y cuanto más me parezca a Él, más me conoce. ¿No debiéramos sentirnos felices de que Dios se nos parezca tanto que es idéntico a nosotros? ¿No nos debiera ilusionar el que Dios nos quiere tan idénticos a Él como Él es idéntico a nosotros?

Mi preocupación hoy puede ser:
– ¿cómo reconozco hoy a Dios – hombre en los hombres?
– ¿qué hago yo hoy para parecerme un poco más a Dios?

Clemente Sobrado C.P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s