Bocadillos espirituales para vivir la Navidad: La Epifanía del Señor

“Entonces, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: “¿Dónde está el Rey de los Judíos que ha nacido?” Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo”. (Mt 2,1-12)

Reyes Magos - Epifanía

Quiero regalarte hoy el comentario del P. Francisco a la Epifanía.

“Los Magos representan a los hombres y mujeres en busca de Dios en las religiones y filosofías del mundo entero, una búsqueda que no acaba nunca. Hombres y mujeres en búsqueda.
Los Magos nos indican el camino que debemos recorrer en nuestra vida.
Ellos buscan la luz verdadera.
Siguiendo una luz ellos buscan una Luz.
Iban en busca de Dios. Cuando vieron el signo de la estrella, lo interpretaron y se pusieron en camino, hicieron un largo viaje.
El Espíritu Santo es el que los llamó e impulsó a ponerse en camino y en ese camino tendrá lugar también su encuentro personal con el Dios verdadero”.

En su camino, los Magos encuentran muchas dificultades.
En Jerusalén van directos al palacio del rey, porque consideran natural que el nuevo rey nazca en un palacio.
Y allí es donde pierden de vista la estrella.
¡Cuántas veces las grandezas nos hacen “perder de vista la estrella”
En el palacio de Herodes los magos atraviesan un momento de oscuridad, de desolación, que consiguen superar gracias a la moción del Espíritu Santo, que les habla mediante las profecías de las Escrituras.

Es saliendo de la grandeza del palacio que retoman el camino y vuelven a ver la estrella.
Llegados a Belén, encontraron “al niño con María, su madre”.
Esta será su segunda tentación rechazar la pequeñez.
Y sin embargo, “cayendo de rodillas lo adoraron” ofreciéndole sus dones preciosos y simbólicos.

La gracia del Espíritu Santo es la que siempre los ayuda.
Esta gracia que, mediante la estrella, los había llamado y guiado por el camino, ahora los introduce en el misterio.
Guiados por el Espíritu Santo, reconocen que los criterios de Dios son muy distintos a los de los hombres. Que Dios no se manifiesta en la potencia de este mundo, sino que nos habla en la humildad de su amor.
El amor de Dios es potente, sí.
Pero el amor de Dios es humilde, muy humilde y sencillo.
De este modo, los magos son modelos de conversión a la verdadera fe porque han dado más crédito a la bondad de Dios y la pobreza de la encarnación, que al aparente esplendor del poder.

Y ahora nos preguntamos:
¿Cuál es el misterio en el que Dios se esconde?
¿Dónde puedo encontrarlo?
El pesebre nos presenta un camino distinto al que anhela la mentalidad mundana.
Es el camino del anonadamiento de Dios. “Sin dejar su condición divina, se hizo uno cualquiera como nosotros”.
De esa humildad del amor de Dios que se abaja, se anonada, de su gloria escondida en el pesebre de Belén, en la Cruz del Calvario, en el hermano y en la hermana que sufren” aprenderemos los caminos de Dios.

Los caminos de la fe son caminos de búsqueda.
Las tentaciones es buscarlo donde Dios no se revela.
Las tentaciones son buscarlo en el poder.
El verdadero camino es la sencillez, la pobreza, el sufrimiento del hermano.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

2 Respuestas a “Bocadillos espirituales para vivir la Navidad: La Epifanía del Señor

  1. Pingback: Bocadillos espirituales para vivir la Navidad: Miércoles después de la Epifanía – Ciclo C | Mensaje a los Amigos

  2. Pingback: Bocadillos espirituales para vivir la Navidad: Miércoles después de la Epifanía – Ciclo C | Sacerdotes Catolicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s