Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Jueves de la 2 a. Semana – Ciclo C

Lo siguió una muchedumbre de Galilea“Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del lago, y lo siguió una muchedumbre de Galilea. Al enterarse de las cosas que hacía, acudía mucha gente de Judea, de Jerusalén y de Idumea, de la Transjordania, de las cercanía de Tiro y Sidón. Todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo”. (Mc 3,7-12)

Hay personas que viven más solitarias que la “i”.
Y las hay que siempre están rodeadas de gente.
Hay quienes no dicen nada, no irradian nada.
Se parecen al silencio.
Y las hay que se asemejan a una orquesta.

Jesús parece un hombre orquesta.
La gente se vuelca en torno a él.
Acuden a él de todas partes.
Se le echaban encima para tocarlo.

Atraía tanta gente que para que “no lo estrujaran” pidió a los discípulos le prepararan una barca.
Marcos lo dice con toda claridad. “Al enterarse de las cosas que hacía”.
La gente no sigue a los que “hablan”, sino a los que “hacen”.
La gente no sigue a los que dicen “cosas bonitas”, sino a los que “hacen cosas buenas”.
La gente no busca discursos.
La gente busca a quien sienten solidario con sus problemas.
La gente busca a quien se compromete con sus sufrimientos.
La gente busca a quien puede sanar sus heridas.
La gente busca a quien anuncia un Dios que nos hace libres.
La gente busca a quien no una religión de preceptos y mandatos sino de amor.
La gente busca a quien sienten que los valora y se acerca a ellos.

Yo también anuncio el Evangelio:
Pero ¿cuántos me siguen?
Yo no tengo peligro alguno de que me estruje la gente.

Para nadie es un secreto el que, cada vez nuestras Iglesias están más vacías.
Y eso que debo reconocer que, al menos por estas tierras, todavía las Iglesias se llenan.
Y no será porque no hablemos.
No será porque no hagamos campañas.
No será porque no hacemos invitaciones.
Recuerdo a un párroco amigo que repartió mil invitaciones para una reunión.
¿Saben cuántos asistieron? Seis feligreses.

El problema no creo que sea la falta de palabra.
¿Se entera la gente de lo que hacemos?
¿Siente la gente que le ofrecemos nuestro tiempo y no nuestras prisas?
¿Siente la gente que estamos dispuestos a escucharla?
¿Siente la gente que hacemos algo por ella?
¿Siente la gente que sanamos sus heridas?
¿Siente la gente que los curamos de sus carencias?

El Cardenal Gerhard Ludwig Muller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe declaraba el 25 de julio del 2012 al L´Osservatore Romano:
“¿Cómo podemos hablar del amor y de la misericordia de Dios ante el sufrimiento de tantas personas que no tienen comida, agua, asistencia sanitaria, que no saben cómo ofrecer un futuro a sus hijos, en el que falta verdaderamente la dignidad humana, en donde los derechos humanos son ignorados por los poderosos?”

Jesús hablaba poco de los enfermos, pero estaba siempre con ellos.
Jesús hablaba poco de los leprosos, pero se acercaba a ellos, los toca y los cura.
Jesús hablaba poco de los ciegos, pero ponía sus dedos en sus ojos y veían.
Jesús hablaba poco de los paralíticos, pero se acercaba a ellos y los sanaba.
Jesús hablaba poco de los que sufrían, pero siempre estaba a su lado curándolos.
No era lo que decía, sino lo que hacía, lo que movía y arrastraba a la gente.
No era lo que hablaba, sino “las cosas que hacía”, las que atraían a la gente.
Es que, más dicen los gestos de amor y solidaridad que las palabras.
Es que, más dicen esas actitudes de tocar con sus manos el sufrimiento de los demás, que todos los discursos sobre el dolor humano.
Es que, a la gente más le decía el poder tocarle con sus propias manos, que verlo de lejos echando discursos.

¿No será también esto una lección hoy para todos nosotros?
¿No tendremos que callar un poco más y tocar más con nuestras manos el sufrimiento humano?
¿No tendremos que silenciarnos un poco y oler más a lucha por la dignidad de la persona?

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s