Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Miércoles de la 4 a. Semana – Ciclo C

Y esto les resultaba escandaloso. Jesús les dice: “No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa. No pudo hacer allí ningún milagro, solo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se extrañó de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando”. (Mc 6,1.6)

No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa

Comentando este Evangelio me comentaba un amigo mío: “Esto me da la impresión de aquel que se fue a cama, porque faltó la luz eléctrica, y solo tenía la luz del candil”.
Como si la luz fuese más luz cuando viene de una lámpara elegante.
Como si la luz fuese más luz cuando nos llega de una lámpara de oro.
Porque si nos llega de un candil ya no nos parece luz.
Porque si nos llega de unas velas ya no nos parece luz.
Algo así como si la luz dependiera de la barra o del bombillo que nos alumbra.
La luz es luz venga por donde venga.
Puede ser la luz del sol que nos alumbra.
Puede ser la luz de unos bombillos.
Lo importante es la luz y no el conducto por el que nos alumbra.

Es el eterno problema de quienes vivimos de las apariencias.
El problema de quienes creen más en las apariencias que en la realidad.
El problema de quienes no quieren beber el agua porque las tuberías no son de oro sino de hierro o plástico.
El problema de quienes cierran sus ojos a la verdad porque conocen a quien la dice.
El problema de quienes cierran sus ojos a la luz porque quien alumbra no es de categoría.

Este fue el problema de Jesús en su pueblo.
Todos se admiran que su sabiduría es distinta a la de los maestros de la Ley.
Todos se admiran que allí hay algo diferente a lo que enseñan los demás maestros.
Todos se admiran que Jesús dice la verdad que nadie se atreve a decir.
Todos se admiran que Jesús no puede hablar por sí mismo sino en nombre de Dios.
Todos e admiran que su sabiduría tiene origen divino.

Pero toda su admiración termina en el fracaso de Jesús.
Jesús es conocido.
Jesús ha vivido entre ellos.
Jesús tiene una familia conocida.
Jesús ha sido carpintero.

Por algo dice el adagio: que las “apariencias engañan”.
Engañan sí, pero terminamos creyendo más a las apariencias que a la verdad.
Alguien me decía con su buen humor que “una es la novia bien maquillada el día de la boda, y otra la esposa al despertarse al día siguiente”.
Los maquillajes venden.
La realidad no vende.
Las apariencias venden.
La realidad no vende.

La realidad de Jesús causaba admiración y aplauso.
Pero sus apariencias de hijo del pueblo y carpintero lo desacreditaban.
La realidad era que tenía y hablaba la sabiduría de Dios.
Pero las apariencias lo traicionaban.
“¿No es este el hijo de María?”

¿No será por eso cuidamos tanto las apariencias?
¿No será por eso que cuidamos tanto el maquillaje?
¿No será por eso que están tan de modo los cirujanos de la estética?
¿No será por eso que tienen tanto éxito los cosméticos y perfumes?

Dios no se fija en las apariencias.
Dios mira la verdad del corazón.
Dios no se fija en la piedad exterior.
Dios mira la piedad del corazón.

Lo más triste es que:
Jesús no pueda hacer milagro alguno en su propio pueblo.
Jesús no puede hacer allí milagros por su falta de fe.
Jesús es creíble fuera, pero no en su pueblo.
Realmente es triste y doloroso:
Que tengamos que vivir de las apariencias.
Que tengamos que vivir de los maquillajes.
Que tengamos que vivir de la mentira para que nos acepten.
Que tengamos que vivir de lo que no somos.

Señor: yo sé que ante Ti no necesito de maquillajes.
Yo sé que tú no miras mis apariencias.
Porque tú eres de los que solo mira la verdad del corazón, aunque todos me rechacen.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s