Bocadillos espirituales para vivir la Cuaresma: Jueves de la 1 a. Semana – Ciclo C

Pedid y se os dará; buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que le piden! En resumen: Tratad a los demás como queréis que ellos os traten; en esto consiste la Ley y los profetas”. (Mt 7,7-12)

Un Evangelio que se presta a toda una serie de ambigüedades.
Se nos dice “pedid y se os dará”.
Y nosotros pedimos y sentimos que no recibimos.
Se nos dice “buscad y encontraréis”.
Y nosotros buscamos sin encontrar.
Se nos dice “llamad y se os abrirá”.
Y nosotros llamamos y sentimos que las puertas siguen cerradas.

Y con frecuencia nos sentimos decepcionados y como engañados.
¿Tendrá razón Jesús o tendremos razón nosotros?
El corazón humano es misterioso.
Y Dios es misterioso en nuestro corazón.
¿Será Dios indiferente a los sentimientos de nuestro corazón?
¿Hay padre alguno que sea indiferente al corazón de sus hijos?
¿Será Dios menos que nuestros padres?

La oración no es marcar un número de teléfono y que alguien levante el suyo al otro lado.
La oración no es tocar el timbre de la puerta y que nos responda la empleada de servicio.
Dios siempre escucha.
Dios siempre responde.
Pero ¿pediremos siempre lo que nos conviene?
Pediremos siempre lo que realmente necesitamos.
Creo que la respuesta está en lo que dice continuación Lucas: “¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!”.

No siempre los padres acceden a los caprichos de los hijos.
No siempre los padres dan lo que el hijo pide, sino lo que el hijo necesita.
Y lo que más necesitamos nosotros es el don del Espíritu Santo.
Por eso Dios siempre escucha y siempre da, por más que no siempre nosotros sintamos la presencia del Espíritu dentro de nosotros.
Por eso la oración siempre es eficaz.
No cambiando la voluntad de Dios.
Sino regalándonos al mismo Dios.

Muchos dejan de rezar porque no han sido escuchados en lo que ellos piden.
Muchos dejan de rezar porque no siempre su oración responde a los planes de Dios.

Pero el texto tiene una conclusión que parece rara y extraña: “Tratad a los demás como queréis que ellos os traten; en esto consiste la ley y los profetas”.
¿Qué nos quiere decir aquí Jesús?
Algo muy sencillo: La oración tiene que ser la expresión de los dos mandamientos principales.
Expresión del amor a Dios.
Expresión del amor al hermano.
Ambos amores caminan juntos.
Ambos amores se condicionan.
Ambos amores se implican y son la mejor respuesta a la oración.
La oración tiene que expresar nuestra condición filial.
La oración tiene que expresar nuestra condición fraternal.
Y el amor es el mejor fruto de la oración.

Nosotros le pedimos camotes y El nos da su Espíritu Santo.
Nosotros le pedimos cosas y El nos da lo más importante.
Nosotros le pedimos cosas y El se da a sí mismo.

La condición para que nuestra oración sea eficaz tiene que partir de nuestro amor a los demás.
Así como tenemos que amar a Dios con todo nuestro ser, es preciso que amemos a nuestros hermanos, al menos como a nosotros mismos.
Por eso, si antes de dar culto a Dios tenemos que ir a reconciliarnos con el hermano, también habría que decir que, antes de ponernos a orar, reconciliemos nuestro corazón con los demás.

Señor: no me des lo que te pido, dame lo que necesito.
Señor: no me des lo que es accidental, dame lo que es esencial.
Señor: que cuando ore, tenga mi corazón unido al tuyo y al de mi hermano.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s