Bocadillos espirituales para vivir la Cuaresma: La Cátedra de San Pedro

Cátedra de San PedroQuién dice la gente que es el Hijo del hombre? El les preguntó: Y vosotros ¿quién decís que soy yo? Simón Pedro tomó la palabra y dijo: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. “¡Dichoso tú, Simón porque te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. (Mt 16, 13-19)

Celebramos hoy la Cátedra de San Pedro.
La imagen de Pedro casi siempre la vemos sentado como en su Cátedra.
Sin embargo más que el sillón lo que celebramos es la figura de Pedro como “piedra sobre la que edificaré mi Iglesia”.
De ahí que el Evangelio sea precisamente el de la “confesión de Jesús como el Mesías, el Hijo de Dios”.
Hay preguntas y preguntas.
Hay preguntas que no preguntan nada porque son tonterías.
Hay preguntas que preguntan demasiado.
Mejor dicho complican demasiado.
Y además, son preguntas a las que no podemos evadir, o mandarlas al desvío.

Con frecuencia damos respuestas sin que alguien nos pregunte.
Por ejemplo, qué fácil es responder sobre lo que pensamos de los demás.
Y por eso son respuestas que no dicen nada.

El problema está cuando el que nos pregunta es el mismo Jesús.
Aquí no valen los desvíos.
Estamos obligados, si es que el Evangelio tiene interés para nosotros, saber responder a lo que piensan los demás sobre Dios.
Porque nos debe preocupar lo que la gente piensa y dice sobre Dios.
Primero, porque debe interesarnos qué significa Dios hoy para el hombre.
En segundo lugar, porque cuando hablamos de Dios a los demás no podemos hablar por hablar, sino saber presentar un Dios que interese al hombre y debemos hablar de Dios como respuesta a los interrogantes que el hombre lleva dentro.

Confieso que me preocupa hasta dónde hablamos de Dios como quien habla de las papas o del arroz.
Me preocupa si lo que hablamos llega al corazón del hombre y le dice algo.
Me preocupa conocer sus necesidades para que experimenten a Dios no como algo extraño sino como respuesta a sus problemas.
Me preocupa que hablemos demasiado desde nosotros mismos y no desde el hombre.
Me preocupa que hablemos demasiado de memoria para salirnos al paso.
Por eso nuestra predicación resulta, con frecuencia, aburrida y sin decir nada.

Pero, mucho más obligados estamos a responder cuando se nos pregunta directamente a nosotros. “¿Y vosotros quién decís que soy yo?”.
Nuestra respuesta tiene que ser una respuesta de fe.
Nuestra respuesta tiene que ser una respuesta desde lo que realmente sentimos.
Nuestra respuesta tiene que ser una respuesta desde lo que realmente El significa para nosotros.
Y aquí se necesita mucha sinceridad.
Aquí se requiere mucha honestidad.
Aquí se requiere confesar cuál es el eje y centro de nuestras vidas.

No basta decir que Jesús es un hombre interesante.
No basta decir que Jesús es un profeta.
Se necesita descubrir nuestros sentimientos hacia El.
Se necesita descubrir nuestra verdad frente a Dios.
Se necesita descubrir nuestra verdad.
No basta reconocer que creemos en El, pero no “practicamos”.
No basta reconocer que creemos en El, pero luego “no le vivimos”.
Jesús puede ser alguien importante, pero no nuestro centro.
Jesús puede ser alguien interesante, pero no el que da sentido a nuestras vidas.

A la confesión de Pedro sigue una promesa: “Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”.
A nuestra confesión también debiera seguir otra promesa:
A vosotros os haré mi Iglesia. Os haré testigos de mí en el mundo.
A vosotros os haré testimonios de mi Evangelio. Os haré rocas de mi Reino.

Pedro es necesario en la Iglesia.
Sin embargo no podemos olvidar la frase del Papa Francisco: “El único necesario en la Iglesia es el Espíritu Santo”. Y a esta luz tenemos que ver la figura del Papa, Obispos, sacerdotes y laicos.

¿Quién es Jesús hoy para la Iglesia?
¿Quién es Jesús hoy para el sacerdote?
¿Quién es Jesús hoy para los jóvenes?
¿Quién es Jesús hoy para los casados?
¿Quién es Jesús hoy para los políticos y economistas?
¿Quién es Jesús hoy para los divorciados?
¿Quién es Jesús hoy para los que cada domingo lo anunciamos?

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s