Vitaminas para caminar: Radicalidad e intransigencia

1.- Sé radical. Pero no seas intransigente. La intransigencia no nace del corazón sino de la cabeza. En cambio, la radicalidad te hace más consecuente y coherente contigo mismo.

Flickr: Alan Levine

2.- Sé radical en las exigencias y en los ideales que te propones. Pero a la vez, sé transigente sobre todo con las debilidades y flaquezas de quienes ni piensan ni caminan a tu ritmo.

3.- No exijas que los demás caminen como tú. Pero tampoco te quedes caminando a su ritmo. Más bien camina de tal forma que les alientes a acelerar el paso.

4.- No pidas ni exijas a los demás con tus discursos y palabras. Al contrario, vive de tal manera que tu vida sea para ellos una palabra que los llama, los anima y los alienta.

5.- A los buenos, pídeles un poco más. A los débiles, ayúdalos. A los que se quedan, dales una mano. Y a los que han caído, levántalos. Ellos necesitan más de tu aliento que de tu crítica.

6.- No juzgues ni condenes. Tu juicio los maltrata. Y tu condena los priva de la esperanza de que mañana podrá ser un día mejor. Los que hoy son buenos, es posible que ayer no lo hayan sido tanto.

7.- Cada noche rézale al Señor: Señor, a los malos hazlos buenos. A los buenos, hazlos santos. Y a los santos, por favor, Señor, hazlos tan simpáticos que despierten en nosotros ganas de serlo también.

Todo es posible para ti. Sobre todo, siempre es posible una sonrisa.
¿A quién le quieres dedicar tu primera sonrisa hoy?
¿A quién le dedicas la última por la noche?

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s