Bocadillos espirituales para vivir la Semana Santa: Lunes Santo

Cena en Betania“María tomó una libra de perfume de nardo, auténtico y costoso, le ungió a Jesús los pies y se lo enjugó con su cabellera. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume. Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que lo iba a entregar, dice: “¿Por qué no es ha vendido este perfume por trescientos denarios para dárselo a los pobres?” (Jn 12, 1-11)

Comenzamos la Semana Santa con dos actitudes bien diferentes.
En Jerusalén las aguas están muy movidas y los ánimos muy irritados
Se le busca para matarlo.
Porque en Jerusalén Jesús les resulta peligroso.
En Betania Jesús siente el calor de una familia.
Siente el amor de una familia.
Se celebra en intimidad la nueva vida de Lázaro con una cena íntima.
Jesús ahí se siente amado, aceptado y seguro.

Como siempre, Marta es la que sirve.
Como siempre, María es la que busca la intimidad.
Marta se encarga de que todos puedan cenar tranquilos celebrando.
María derrama un perfume de nardo “auténtico y costoso” ungiendo sus pies.
Marta vive el presente de la nueva vida de su hermano Lázaro.
María se anticipa y comienza a celebrar la Pascua de Jesús,ungiéndolo de perfume.

María no piensa en el valor del perfume.
El amor siempre da lo mejor tiene.
El amor no mide el precio de lo que da.
El amor no piensa en lo que cuesta desprenderse de algo de tanto valor.
El amor no mide ni pone precio a lo que regala.
Porque cuando se ama el amor solo piensa en la persona amada.
El amor llena el mundo y nuestros hogares de perfume.
Y no hay mejor perfume que el del amor.

Tampoco Jesús piensa en el precio de su amor.
No piensa en la dolorosa Pasión.
No piensa en lo humillante de la Cruz.
No piensa en lo difícil de la Muerte.
Cuando se ama solo se piensa en amar.
Cuando se ama solo se piensa en la persona amada.

Pero no todos piensan lo mismo.
Cuando no se ama se piensa en la utilidad, en el precio.
Cuando no se ama se piensa en poner precio a las cosas.
Cuando no se ama se piensa en lo que se pierde.
Cuando no se ama a todo se le pone precio.
Cuando no se ama no se piensa en dar sino en vender y comprar.

Es la figura de Judas.
No entiende de aquella pérdida.
No entiende que el Maestro se merezca aquel desperdicio.
Comienza a pensar en los pobres, cuando solo piensa en su bolsa.
Y cuando la bolsa se lleva en el corazón solo se piensa en llenarla de dinero.

Solo quien ama de verdad entiende los gestos del amor.
Por eso Jesús sale en defensa de María.
Solo Jesús entiende aquel gesto de amor que anticipa su muerte y resurección.

Pero ahora les salió otra verruga a los Jefes.
Hasta ahora solo Jesús significaba un peligro.
Pero ahora hasta Lázaro, como testigo de Jesús, es peligroso.
Siguen pensando en acabar con Jesús, pero ahora también pretenden “matar también a Lázaro”.
Es el signo del que sigue a Jesús.
Quien decide seguir a Jesús correrá la suerte de Jesús.
Os perseguirán por mi causa”.

Señor: confieso que no tengo esa “libra de perfume de nardo auténtico”, pero quisiera ofrecerte, al menos, el perfume de amor de corazón”.
“Nadie podrá poner un límite al amor de Dios que perdona”. (Papa Francisco: Bula n 3)

Clemente Sobrado C.P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s