Bocadillos espirituales para vivir la Semana Santa: Miércoles Santo

“Uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les propuso: “¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?” Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo”.(Mt 26,14-25)

Traición de Judas Iscariote

Un miércoles fatal.
Por fin, comienza a destaparse el misterio de Judas.
Pero de una manera diría hasta vulgar.
Una historia secreta vivida en el silencio y sin apariencia alguna.

No sabemos cómo fue elegido por Jesús para ser uno de lo Doce.
No sabemos nada de él, porque se pasa los tres años en el anonimato.
De cuando en vez, una alusión de Jesús hablando del “que lo iba a entregar”.
Pero que en nadie creaba sospecha.
Sólo al final aparece el calificativo de “ladrón” y “que tenía la bolsa”.
¿Cuándo nació en su corazón la desilusión sobre Jesús?
¿Cuándo nació en su corazón la intención de entregar a Jesús?
¿Cuánto tiempo llevó guardado el secreto de su corazón?

La persona de Judas siempre me ha creado una serie de interrogantes.
Todo el mundo lo idéntica por la bolsa que lleva en su mano.
Nadie le identifica por su rostro.
Nadie le identifica por gestos que pudieran revelar el disgusto de estar en el grupo.
Nadie le identifica por sentirlo distinto a los demás.
Nadie le identifica por sus actitudes contra Jesús.

Pensar que traicionó a Jesús por dinero, me parece poco real.
Pensar que se ofreció a lo sacerdotes para hace una compra-venta, no me encaja.
Quien vende por dinero puja la oferta.
Y aquí nadie discute sobre el precio.
Sabía el interés de los Sumos Sacerdotes de apresarlo y tenerlo en sus manos.
Era el momento de poner él mismo el precio de la venta.
Y sin embargo, sólo pregunta “¿qué me dais?”
Le ofrecen treinta monedas y Judas no parece discutir el precio.
Acepta la oferta a la primera.
¿Puede ser esto el problema de un ladrón o un ansioso de tener dinero?

¿No habrá algo más profundo en su corazón?
¿No será que Judas terminó desilusionado de Jesús y de sus pretensiones?
¿No será que Judas sentía que con un Evangelio así sus intenciones no tenían futuro?
¿No será que incluso pudo ver en Jesús un peligro para cuantos esperaban un liberador del pueblo?

El corazón humano es misterioso.
La verdad del hombre la llevamos dentro en el corazón.
Es ahí dentro donde uno vive sus propias ideas y sus propias ilusiones.
Es ahí dentro donde uno lleva sus propias desilusiones.
Es ahí dentro donde uno lleva sus propias desesperanzas.
Es ahí dentro donde cada uno escondemos nuestras bondades y nuestras maldades.
Ningún ladrón lo lleva escrito en la frente.
Ningún infiel lo lleva escrito en la frente.
Ningún traidor lo lleva escrito en la frente.
Ningún asesino lo lleva escrito en la frente.

Una vida que se parecía a la de todos.
Y sin embargo, una vida distinta a la de todos.
Una vida que termina vendiéndose a sí misma por unos reales.
Una vida que termina en la mayor vulgaridad.
Y lo que me da miedo es mirarme a mí mismo.
Temo que me haya acostumbrado a vivir arropado lo que hacen todos.
Temo que me haya ido acostumbrando a la cotidianidad que termina en fracaso.
Temo que me hay ido acostumbrando a mentirme a mí mismo mintiendo a los demás.
Temo que me hay ido acostumbrando al ejercicio de mi vocación sin sentirla ni vivirla.
Temo que me haya ido acostumbrando a un Jesús que ya no me dice nada. Temo que me hay ido acostumbrando a un matrimonio sin vida.
Temo que me hay ido acostumbrando a un matrimonio donde ni la esposa ni el esposo ni los hijos resultan importantes y los cambiamos por cualquier nueva aventura.

Señor: te vendieron bien barato.
Señor: que no venda yo mi vocación tan barata.
Señor: que no venda mi vida de gracia tan barata.
Señor: que no venda mi santidad tan barata.
Señor: ¡cuanta basura hemos escondido en la Iglesia en los últimos, escondiéndola bajo lujosas alfombras y lindos sermones y lindos capisayos!
Señor: Tú ves la verdad de mi corazón. Te ruego que, no solo me aguantes, sino que lo calientes con el Don de Espíritu.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s