Bocadillos espirituales para vivir la Pascua: Martes de la Octava de Pascua – Ciclo C

“Jesús le dice: “Mujer ¿por qué lloras? ¿a quién buscas?” Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: “Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré”. Jesús le dice: “¡María!” Ella se vuelve y le dice: “Maestro”. Jesús le dice: “¡Suéltame, que aun no he subido al Padre. Anda, ve a mis hermanos y diles: Subo al Padre mío y Padre vuestro, el Dios mío y al Dios vuestro”. María Magdalena fue y anunció a los discípulos: “He visto al Señor y ha dicho esto”. (Jn 20,11-18)

“Mujer ¿Por qué lloras”.
El amor del corazón llora la ausencia.
Pero llora más el no saber dónde está.
Llora porque no sabe donde encontrarle.

¿Cuántas veces nuestros ojos se habrán llenado de lágrimas:
Por no encontrar a Dios?
Por no saber dónde está Dios?
Por no saber dónde buscarle?
Lloramos por nuestros seres queridos que se nos han ido.
Pero ¿lloraremos por el Dios que hemos perdido en nuestro corazón?
Lloramos delante de un sepulcro vacío.
¿Lloraremos de alegría por saber que nuestro hermano está vivo?
Hay demasiadas lágrimas delante de nuestros sepulcros vacíos.
Porque nuestra fe no es capaz de reconocer que ya están delante de Dios.
Hay demasiadas lágrimas delante de los sepulcros vacíos.
Pero lloramos poco delante del vacío de nuestros corazones.

“¡María!”
La Pascua comienza cuando sentimos que Jesús pronuncia nuestro nombre.
La fe comienza cuando sentimos que Dios pronuncia nuestro nombre.
Comenzamos a ser cristianos cuando sentimos que Dios pronuncia nuestro nombre.
Reconocemos a Dios cuando sentimos que pronuncia nuestro nombre.
Estamos seguros de Dios cuando sentimos que dice nuestro nombre.

El nombre es lo que nos identifica ante los hombres y ante Dios.
El nombre es el que impide sentirnos anónimos.
Por eso, ante Dios ninguno somos “anónimos”.
Cada uno, ante Dios tenemos un nombre propio.
Por eso en el Bautismo lo primero que preguntamos a los padres suele ser:
“¿Qué nombre quieren para su hijo/a?”

La Magdalena reconoció al Resucitado:
No por verle.
Con sus ojos le confunde con el hortelano.
Fue necesario que Jesús pronunciase su nombre: “María”.

Es entonces que:
Ella se reconoció a sí misma.
Reconoció a Jesús.
Distinguió a Jesús del hortelano.
Es escuchando que el Resucitado pronuncia su nombre:
Que ella siente que el alma le vuelve al cuerpo.
Que ella siente que su corazón se llena de alegría.
Que sus ojos se secan de sus lágrimas.
Que entonces se echa a sus pies y los besa y abraza.
Qué entonces su corazón grita confesándolo vivo: “Maestro”.

Dios nunca nos trata de una manera anónima.
Ante Dios todos llevamos nuestro nombre personal.
Ante Dios cada uno somos lo que somos.
Cuando Dios pronuncia nuestro nombre:
es un gesto de respeto.
es un gesto de reconocimiento.
Cuando Dios pronuncia nuestro nombre se nos revela y manifiesta.
Cuando Dios pronuncia nuestro nombre nos revela a nosotros mismos en nuestra verdad.
Cuando Dios pronuncia mi nombre me está enviando a mis hermanos a llevarles su Buena Noticia.

¿Cuántas veces, en medo de tus lágrimas, Dios habrá pronunciado tu nombre?
¿Cuántas veces, en medio de nuestras dudas, Dios nos habrá llamado por nuestro nombre?
¿Y cuantas veces habremos escuchado en nuestro corazón que Dios dice nuestro nombre?
¿Y cuántas veces nos hemos llenado de alegría, en medio de nuestras oscuridades, escuchando que Dios pronuncia nuestro nombre?

Señor: no te pido me digas muchas cosas.
Señor: no te pido me des grandes explicaciones de ti mismo.
Señor: no te pido que me digas nada. Me basta escuchar de tus labios “mi nombre”.
Señor: que cuando te escucha pronunciar mi nombre yo pronuncia gozoso el tuyo.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s