Bocadillos espirituales para vivir la Pascua: La Anunciación

“El ángel, entrando en su presencia, dijo: “Alégrate, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús… María contestó; “Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra”. ((Lc 1,26-38)

Anunciación y Encarnación

Hoy la Iglesia celebra la Anunciación del Señor, fiesta que no se pudo celebrar el Viernes Santo. Esperemos que este año, al Niño no se le ocurra nacer en el mes de enero en vez del 25 de diciembre.

Todos comenzamos el día saludándonos con “Buenos días”.
Todos comenzamos el día deseándonos un día feliz.
Yo no estoy seguro de que, cada vez que nos deseamos “Buenos días”, seamos conscientes de que lo que decimos, porque la costumbre suele vulgarizar aún las mejores cosas.

Lo que, tal vez nos pase desapercibido es que:
Cada día, también Dios nos regala con su saludo.
Cada día, también Dios nos desea un feliz día.
Cada día, también Dios nos saluda, como a María, diciéndonos que nos “alegremos, porque le caemos bien”.
Cada día, también Dios nos saluda diciéndonos que quiere lo mejor para nosotros.
Cada día, también Dios nos saluda anunciándonos que somos sus hijos.
Cada día, también Dios nos saluda, pidiéndonos nuestra disponibilidad para lo que El quiere hacer en nosotros.
Cada día, también Dios nos saluda, deseando nuestra disponibilidad a la acción de su gracia en nosotros.

Sería triste que al despertarnos cada día, nadie nos dijese nada.
Que nos sintiésemos extraños los unos a los otros.
Que sintiésemos que a nadie le interesamos.
Que sintiésemos que a nadie le importa nuestra vida.

Pero, qué felicidad el despertarnos cada mañana sintiendo:
Que somos nosotros los primeros en saludar a Dios.
Que Dios es el primero en saludarnos.
Que para Dios, nosotros somos importantes.
Que para Dios, nosotros no somos unos desconocidos.
Que para Dios, nosotros somos necesarios en el día que comienza.
Que Dios quiere hacer en nosotros lo que a nosotros nos parece imposible.
¿No te parece estupendo que cada mañana, cada uno de nosotros, nos despertemos sorprendidos, escuchando a Dios que nos saluda diciendo que le hemos caído en gracia y que no tenemos por qué tener “miedo”?

El Angel no le pidió a María que hiciese nada.
Solo le expresó los deseos y los planes de Dios sobre ella.
Dios, más que pedirnos que hagamos cosas, nos pide:
Estemos disponibles.
Estemos abiertos a El.
Estemos disponibles a lo que El quiere hacer en nosotros.

Con frecuencia, nosotros nos planteamos: ¿Y qué tengo que hacer?
Y Dios suele respondernos: Nada.
Porque el interés de Dios es que le dejemos hacer a El.
No es lo que nosotros podemos hacer.
Sino lo que Dios quiere hacer en nosotros.
No es lo que nosotros queremos hacer.
Sino lo que El quiere hacer en nuestras vidas.
No es lo que nosotros podemos hacer.
Sino lo que El puede hacer en nosotros.

La Anunciación de la Encarnación de Dios nos habla:
De las posibilidades de Dios en nosotros.
De que lo que humanamente parece imposible es posible para Dios.
De que los imposibles solo existen en nuestra mente.
De que los imposibles humanos son las posibilidades divinas.
Hoy comienza la historia humana de Dios en el seno de una virgen.

No nos toca a nosotros decir: “no puedo”.
A nosotros solo nos corresponde decir como María:
“He aquí la esclava del Señor”.
“Hágase en mí según tu palabra”.
A nosotros solo nos toca “dejarnos hacer”.
Por eso me gustaría comenzar el día cantando la canción del barro del Alfarero:

“Gracias quiero darte por amarme,
Gracias quiero darte yo a ti, Señor.
Hoy soy feliz porque te conocí.
Gracias por amarme a mí también.
Yo quiero ser, Jesús amado, como el barro
En manos del Alfarero:
Toma mi vida, hazla de nuevo.
Yo quiero ser un vaso nuevo”.

Y que en ese vaso nuevo de nuestro corazón hoy comience la historia de la encarnación de Dios en nosotros.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s