Bocadillos espirituales para vivir la Pascua: Martes de la 2 a. Semana – Ciclo C

“Dijo Jesús a Nicodemo: “Tenéis que nacer de nuevo; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de donde viene ni a donde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu”. Nicodemo le preguntó: “¿Cómo puede suceder eso siendo ya viejo?” (Jn 3,5.7-15)

A Dios no le van los remiendos ni los parches.
Dios no tiene vocación de sastre remendón.
Dios no tiene vocación de hacer arreglos.
Es que a Dios no le gustan las cosas a medias.
Es que a Dios no le gusta lo viejo parchado o pintado para disimular.
A Dios le gustan las cosas nuevas, le gustan los estrenos.
Dios no se encarnó para hacer de sastre o zapatero remendón.
Dios se encarnó para que todo “naciese nuevo”.

Por eso, Jesús desconcertó al viejo Nicodemo.
Nicodemo piensa en ciertos parches a la religión de la Ley.
Mientras que Jesús va por el camino de lo nuevo:
“Hay que nacer de nuevo”.
“Hay que nacer lo alto”.
El Espíritu es como el viento que sopla y empuja.
El Espíritu nos lleva como una fuerza superior que actúa en nosotros.
El Espíritu no se deja manejar, está por encima de toda ley.
Nos hace hombres y mujeres libres.
Es la libertad no de la ley sino de Dios.
El Espíritu no pone parches sino empuja a lo nuevo.
El viento del Espíritu nos lleva a lo insospechado.

Para Jesús es preciso nacer de nuevo.
es preciso comenzar naciendo de nuevo.
es preciso comenzar como criaturas nuevas.
es preciso comenzar como hombres y mujeres nuevos.
Y solo se puede ser nuevo, volviendo a nacer.
Y ese fue el gran acontecimiento pascual “recibid el Espíritu Santo”.

Y esto es lo que no entendemos:
sobre todo quienes llevamos ya años de vida.
sobre todo cuando ya nos sentimos hechos.
sobre todo cuando ya nos sentimos mayores o viejos.
Y la razón es clara:
La enfermedad de “Nicomeditis”: “cómo siendo viejo puedo volver al seno de mi madre”.
Entendemos el “nacer de nuevo” con nuestra lupa de la biología.
Entendemos el “nacer de nuevo” con nuestros ojos humanos.
Entendemos el “nacer de nuevo” el vientre de nuestra madre, en vez de la acción del Espíritu Santo en nosotros.
Por eso nos contentamos con pequeños cambios.
Por eso nos contentamos con pequeños arreglos a nuestras vidas.
E incluso buscamos razones para no arriesgarnos a este nuevo nacimiento.
“La edad no es pretexto para hacerse viejo”. Y hacerse viejo no es pretexto para no nacer de nuevo.

Esto lo expresó muy bien Benedicto XVI en su primera Encíclia “Deus caritas est”:
“No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva”. (DC 1)

Y Jesús, en la primera aparición de Pascua, utiliza casi la misma frase del Génesis cuando Dios dio la vida al hombre:
En el Génesis dice que “le sopló en las narices”.
En la Pascua dice “sopló sobre ellos diciéndoles “recibid al Espíritu Santo”.

La edad no es razón para no volver a nacer.
La edad no es razón para no ser recreados por el Espíritu Santo.
La edad no es razón para quedarnos enanos espiritualmente.
La edad no es razón para quedarnos siendo lo que somos, renunciando a lo que podemos ser
La edad no es razón para renunciar a la santidad.
La edad no es razón para decir “yo ya no puedo”.
La edad no es razón para decir “esto ya no es para mí”.
Claro que no puedes, pero te olvidadas de lo que “Dios puede en ti”.
Por algo Jesús le dice a Nicodemo, que hay que “nacer de lo alto”.

No es suficiente ser maestros del espíritu.
No es suficiente ser maestros del Evangelio.
No es suficiente ser maestros del Pueblo de Dios.
Si no entendemos que “también nosotros tenemos que nacer de nuevo”.
Si no entendemos que “primero tenemos que nacer de lo alto”.
Y este es el acontecimiento pascual.
Y este es el actuar del Espíritu Santo en nosotros cada día.
Porque solo así podremos “nacer cada día”.
Como los discípulos en el viento y fuego de Pentecostés.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s