Bocadillos espirituales para vivir la Pascua: Domingo 6 – Ciclo C

“Dijo Jesús a sus discípulos; “El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió”. (Jn 14,23-29)

Vivimos en un mundo donde la palabra está devaluada.
Y sin embargo:
Hay una palabra que sigue teniendo plena vigencia.
sigue teniendo credibilidad.
sigue viva hoy entre nosotros.
sigue definiéndonos como cristianos.
Es la Palabra de Jesús.
Que es Palabra de Dios.

Es la palabra que habla Dios a los hombres.
Es la palabra por la que Dios se comunica con los hombres.
Es la palabra que expresa la voluntad y planes de Dios.
Es la palabra por la que Dios se revela a sí mismo y nos revela a nosotros.

Jesús, en el Evangelio de hoy, nos habla de la importancia de la palabra:
Amamos a Dios si guardamos su palabra.
Si queremos saber la verdad de nuestro amor a Dios, la pregunta es clara:
“El que me ama guardará mi palabra”.
Si queremos saber si Dios nos ama, basta con saber que guardamos su palabra.
Si queremos saber si amamos a Dios basta saber si vivimos de su palabra.
Si queremos saber si Dios nos ama basta saber si vivimos de su palabra.

Jesús propone nuestra actitud frente a la Palabra de Dios como criterio de nuestra verdad.
Porque la Palabra de Dios es la expresión de Dios mismo y todo su plan sobre nosotros.
Amar a Dios es cumplir su palabra.
Amar a Dios es hacer de su palabra la verdad de nuestras vidas.
Amar a Dios es hacer de su palabra la luz y el criterio de nuestras vidas.
Por eso nuestra relación con Dios:
Comienza por escuchar su Palabra.
Comienza por tomar en serio su Palabra.
Comienza por vivir en serio su Palabra.

La palabra de Dios no es una palabra cualquiera.
No es una simple comunicación de ideas.
Es el centro de la Iglesia.
Es el centro de nuestra fe.
Es la que crea una comunión entre Dios y nosotros.
La palabra de Dios es la que crea nuestra comunión con Dios.
La palabra de Dios asumida, vivida y expresada es la que hace que Dios habite y more en nosotros. “Vendremos a él y haremos morada en él”.

Felizmente la palabra de Dios está tomando cuerpo en nuestras vidas.
Claro que no basta con leerla, ni basta con tenerla en casa.
Durante mucho tiempo los fieles han vivido de la palabra de la Iglesia, más que de la palabra de Dios.
Durante mucho tiempo, los fieles han vivido de la palabra de los sacerdotes más que de la palabra de Dios.
“Lo ha dicho el Padrecito”.
La palabra de Dios debiera ser nuestro libro de cabecera.
La palabra de Dios debiera ser nuestro libro del bolsillo.

Pero, tampoco nos habituemos a leerla como un rito en nuestras reuniones.
La palabra de Dios no es para leerla simplemente sino:
Para meditarla. Para comprenderla. Para interiorizarla. Para vivirla.

Por eso, no es suficiente la palabra de Dios escrita.
Tenemos que dar más importancia a la palabra interior de Dios.
Tenemos que darle más importancia a esa palabra que resuena en nuestro corazón.
Tenemos que darle más importancia a esa palabra que nadie escucha y solo cada uno escucha resonar dentro.

Porque la palabra de Dios no es solo algo que se dijo en el pasado.
Sino algo que Dios sigue diciendo hoy dentro de cada uno de nosotros.
Es posible que los otros no la escuchen.
Pero cada uno la escuchamos.
Porque Dios no es de los que hablan como esos feriantes de las plazas.
Sino como alguien que habla personalmente a cada uno.
Damos mucha importancia a la palabra de Dios dicha ayer.
Y tenemos que hacerlo.
Pero es preciso demos la misma importancia a la palabra dicha por Dios hace siglos y que Dios sigue diciendo hoy en nuestro interior.
Esa resonancia interior de la palabra y que los demás no la escuchan.
Tampoco los demás escucharon la palabra que Dios habló a María y solo ella escuchó.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s