Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Lunes de la 7 a. Semana – Ciclo B

“Si algo puedes, ten lástima de nosotros y ayúdanos”. Jesús replicó: “¿Si puedo? Todo es posible al que tiene fe”. Entonces el padre del muchacho gritó: “Tengo fe, pero dudo, ayúdame”. Jesús al ver que acudía mucha gente, increpó al espíritu inmundo, diciendo: “Espíritu inmundo y sordo, yo te lo mando: Vete y no vuelvas a entrar en él”. Gritando y sacudiéndolo violentamente, salió”. (Mc 9,14-29)

“La fe lleva siempre al testimonio. La fe es un encuentro con Jesucristo, con Dios, y de allí nace y te lleva al testimonio. Y esto que el Apóstol quiere decir: una fe sin obras, una fe que no te implique, que no te lleve al testimonio, no es fe. Solo palabras y nada más que palabras”. (Papa Francisco)

“Todo es posible al que tiene fe”.
Nada podemos hacer sin fe.
Necesitamos tener fe en Dios.
Necesitamos tener fe en nosotros mismos.
Necesitamos tener fe en los demás.
Necesitamos tener fe en las posibilidades de Dios en nosotros.
Necesitamos tener fe en nuestras posibilidades.
Necesitamos tener fe en las posibilidades de los demás.

Decimos que:
Está en crisis nuestra fe en Dios.
Está en crisis nuestra fe en los demás.
Pero, tal vez, la mayor crisis esté en nosotros mismos.

Nos cuesta fiarnos plenamente de Dios.
Nos cuesta confiar plenamente en Dios.
Nos cuesta abandonarnos plenamente en Dios.
Porque nuestra fe, con frecuencia es demasiado débil.
Porque, con frecuencia, las cosas no salen como nosotros quisiéramos.
“Jesús replicó: ¿Qué es eso de “si puedes?
Todo es posible para el que tiene fe”.

Tenemos fe.
Pero, como el padre del muchacho enfermo, necesitamos gritar cada día:
“Tengo fe, pero dudo, ayúdame”
Ayúdanos a purificar nuestra fe.
Ayúdanos a abandonarnos más en nuestra fe.
Ayúdanos a fiarnos más de nuestra fe.

“Ayúdanos a creer más en nosotros mismos”.
No porque los demás nos alaben.
No porque los demás nos admiren.
No porque los demás hablen bien de nosotros.
Sino porque:
Creemos en nosotros mismos.
Creemos en lo que tú haces en nosotros.
Creemos en las posibilidades de ti en nosotros.
Creemos porque sabemos que tú actúas en nosotros.
Tener fe en nosotros no es orgullo.
Tener fe en nosotros no es vanidad.
Tener fe en nosotros no es presunción.
Es tener fe en todos los dones que tú mismo nos has regalado.
“Jesús increpó al espíritu inmundo, diciendo:
“Yo te lo mando: sal de él no vuelvas a entrar en él”.

“Ayúdanos a creer más en los demás”
Que creamos en ellos como creemos en nosotros.
Que tengamos fe en ellos como en nosotros.
Para anunciar el Evangelio a los demás, es preciso tener fe en ellos.
Para ayudarles a crecer, es preciso tener fe en ellos.
Para ayudarles a vivir con alegría, es preciso sientan que creemos en ellos.

Demasiadas santidades fracasan, porque nos falta fe en Dios.
Demasiadas santidades fracasan, porque nos falta fe en nosotros mismos.
Demasiadas santidades fracasan, porque nos falta fe en los demás.

Nadie siembra si no tiene fe en los granos de trigo.
Nadie cosecha si no tiene fe para sembrar.
Nadie trabaja si no tiene fe en lo que hace.
Nadie da la vida a un hijo si no tiene fe en él.

Señor, sabemos que tenemos fe, pero, con frecuencia, es demasiado pobre.
Señor, sabemos que tenemos fe, pero, también nosotros dudamos.
Señor, ayúdanos a creer más en Ti.
Señor, ayúdanos a creer más en nosotros.
Señor, ayúdanos a creer más en los que nos rodean.
Señor,”creo ayuda mi poca fe”.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s