Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Domingo 11 – Ciclo C

“Jesús tomó la palabra y le dijo: “Simón, tengo algo que decirte”. El respondió: “Dime, maestro”.Jesús le dijo: “Un prestamista tenía dos deudores; uno le debía quinientos denarios y otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdona a los dos. ¿Cuál de los dos lo amará más? Simón respondió: “Supongo que aquel a quien le perdonó más”. “Has juzgado rectamente”… Por eso te digo: sus muchos pecados están perdonados, porque tiene mucho amor; pero al que poco se le perdona, poco ama. Y a ella le dijo: “Tus pecados están perdonados”. Jesús dijo a la mujer: “Tu fe te ja salvado, vete en paz”. (Lc 7,36-8,3)

Bello relato del corazón de Dios en el corazón de Jesús.
Triste relato del corazón humano, en el corazón de Simón.

Alguien dijo que “Dios ama al enfermo y no a la enfermedad”.
Aquí tendríamos que decir que “Dios aborrece el pecado y ama al pecador”.

Esto lo tendríamos que decir de esta pecadora:
Se le abre una esperanza en su vida.
Se le abre la esperanza de recuperar su dignidad de mujer.
Se le abre una esperanza de que alguien la respete como persona.
Se le abre la esperanza de que alguien la ame de verdad y no la utilice.
Se le abre la esperanza del perdón.
Se le abre la esperanza de un horizonte nuevo en su vida como mujer.
Aunque era de noche, para ella era una noche llena de claridad que anunciaba un nuevo amanecer en su vida.
Por fin, iba a encontrarse con la verdadera felicidad del espíritu, esa que no da el placer del cuerpo.

Y mientras la noche se iluminaba:
El corazón de Simón se oscurecía más.
Se endurecía más.
Se ponía más al descubierto.

Un corazón que no entendía:
Que una pecadora pudiera acercase a Jesús sin mancharle.
Que una pecadora pudiera llorar lo que no lloró en toda su vida.
Una pecadora que pudiera lavar los pies del maestro con el amor de sus lágrimas de arrepentimiento.
Una pecadora que pudiera abandonar su oficio y abrirse al don de la gracia.
Una pecadora que pudiera esperar ser amada todavía por Dios.
Una pecadora que pudiera renacer de nuevo como primavera en flor.

En el corazón de Simón había mucha Ley, pero:
Le faltaba la comprensión.
Le faltaba la misericordia.
Le faltaba creer en que las personas pueden cambiar.
Le faltaba creer en el poder de las lágrimas del y arrepentimiento.
Le faltaba creer que Dios pueda amar a los malos, odiando el pecado.

Llaman la atención aquí varias cosas:
La delicadeza con que Jesús llama la atención a Simón.
No le echa en cara la dureza de su corazón.
No lo quiere dejar mal ante el resto de convidados.
“Simón tengo algo que decirte”.
También él es objeto del amor y misericordia de Jesús.
La delicadeza y dignidad con que perdona a la pecadora:
Primero sale en defensa de ella.
Luego le dice con ternura: “Tus pecados están perdonados”.
Ya eres otra. Ya tienes vida.
Y todavía la dignifica: “Tu fe te ha salvado”.

Se necesita amar para perdonar a la pecadora.
Pero también se necesita de amor para corregir al que no entiende de perdón y conversión de vida.
La corrección sin amor, no corrige, hiere y abre heridas más profundas.
Corregir para que uno mismo se reconozca a sí mismo.
Dar cara por los demás, sobre todo los malos, supone un gran corazón.
Corregir sí, pero con cariño, con bondad.

¿Has mirado bien qué hay en tu corazón?
¿Has mirado bien lo que le falta a tu corazón?
¿Sabemos dar cara por los malos?
¿Sabemos respetar y tratar con dignidad a los malos?
¿Somos de los que preferimos que los malos sigan siendo malos, o somos de los que nos alegramos del cambio de los malos?
Es preciso alumbrar la noche del corazón y hacer que vuelva a amanecer en él el amor, la misericordia y el perdón.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s