Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Miércoles de la 20 a. Semana – Ciclo C

“¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?” Le respondieron: “Nadie nos ha contratado”. El les dijo: “Id también vosotros a mi viña”. (Mt 20,1-16)

Id también vosotros a mi viña

Dios nos ha hecho activos y dinámicos.
El primer mandato de Dios “fue que cuidásemos y trabajásemos la tierra”.
Son las estructuras sociales las que creen gente inútil.
Las que crean sentada en la plaza.
Las que no son capaces de dar trabajo a todos.
Estoy seguro de que si Jesús pasase hoy a nuestro lado encontraría más que a gente sentada en la plaza, gente buscando como se dice en estas tierras “chamba”, es decir trabajo.
El problema de hoy es que no hay quien nos dé empleo.
El problema de hoy es que no hay quien nos dé trabajo.
El problema de hoy es que nos jubilan demasiado pronto.

Menos mal que, como cristianos:
Hay trabajo para todos.
No hay tiempo para estar perezosos en la plaza.
Tampoco hay edad de jubilaciones.
Hay trabajo para todos, niños, jóvenes, gente madura y de la tercera edad.
A todos y a cada uno el Señor nos dice: “¿qué hacéis aquí sentados?”

La Iglesia es una escuela de compromiso y de acción.
En Iglesia somos todos, porque aunque la fe sea personal, la fe siempre es eclesial.
Y los intereses de Dios son compromiso de todos.

Tal vez uno de los pecados de la Iglesia haya sido:
Hacer responsables solo a los Obispos y sacerdotes.
Y no haya contado con los laicos como Pueblo de Dios.
La Iglesia ha tenido y sigue teniendo todavía demasiados cristianos sentados en la plaza.
Ha tenido y sigue teniendo demasiados cristianos que no tienen nada que hacer, porque nadie les deja hacer.
Hoy pareciera que se está despertando una nueva primavera laical, pero todavía hay demasiados fríos de invierno.

El Documento de Aparecida insiste en la llamada a la “conversión pastoral”.
“Y la conversión pastoral requiere que las comunidades eclesiales sean comunidades de discípulos misioneros en torno a Jesucristo, Maestro y Pastor. De allí, nace la actitud de apertura, de diálogo y disponibilidad para promover la corresponsabilidad y participación efectiva de todos los fieles en la vida de las comunidades cristianas”. (n.368)

Y añade:
“Los laicos deben participar del discernimiento, la toma de decisiones, la planificación y la ejecución”. (n.372)
Es decir:
“Discernimiento” como principio de autorreflexión y autocrítica que desde las nuevas realidades busca nuevas respuestas.
“La planificación”, los laicos no pueden ser pasivos a la hora de tomar decisiones y organizar la acción pastoral parroquial, diocesana. Se necesitan laicos y no solo sacerdotes.
“La ejecución”, es decir el compromiso y la acción. No pueden ser espectadores sino actores evangelizadores. Los laicos no son el “brazo de la Jerarquía” que en algún tiempo se decía. Los laicos tienen sus propios brazos y sus propios pies.

Nos quejamos de que hay pocos sacerdotes para trabajar la viña del Señor, y no nos damos cuenta de la cantidad de laicos sentados en la plaza sin hacer nada y sin tener conciencia de que también ellos están llamados.

Ya es hora de que dejemos frases bonitas:
Tengamos una Iglesia menos clerical.
Tengamos una Iglesia más laical.
Tengamos una Iglesia donde todos, de todas las edades estamos llamados a trabajar la viña de Dios.
No como suplentes del sacerdote, sino como responsables de su propia fe y misión

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Miércoles de la 20 a. Semana – Ciclo C

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s