Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Exaltación de la Santa Cruz

Cruz

Flickr: Luc van Gent

“Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él”. (Jn 3,13-17)

La liturgia celebra hoy la Exaltación de la Santa Cruz.
Para los que no lo saben, son las fiestas grandes de mi pueblo.
Y fue en este día cuando recibí la postal del Seminario Pasionista que me aceptaba como candidato a la vida Religiosa en la Congregación Pasionista.
Como ven, se trata de un día que para mí me trae gratos recuerdos.

Por algo el mismo Jesús recuerda hoy el acontecimiento del Pueblo de Dios en el desierto.
Nos recuerda cómo el Hijo del hombre también tiene que ser levantado en alto.
Y nos recuerda que:
También todo el que lo mira queda sanado de las heridas del pecado.
Y nos recuerda que todo el que crea en el crucificado tiene vida eterna.
En un ambiente de muerte, como era el desierto, la serpiente levantada en el palo era signo de vida.
En un ambiente de muerte, también hoy, el Jesús levantado en alto, es señal de vida.
En un ambiente de muerte, también hoy, el Jesús levantado en alto es el mejor signo de cómo ama Dios al mundo.
En un ambiente de muerte, también hoy, Jesús levantado en lo alto de la cruz es señal de vida para todos los que creen en él.

“No hay cristianismo sin la cruz y no hay cruz sin Jesucristo”, dijo el Papa Francisco en la homilía de la Misa que celebró en la capilla de la Casa Santa Marta.
El Pontífice expresó que
“el cristianismo no es una doctrina filosófica, no es un programa de vida para sobrevivir, para ser educados, para hacer las paces. Esas son las consecuencias. El Cristianismo es una persona, una persona alzada en la Cruz, una persona que se aniquiló a sí misma para salvarnos; se hizo pecado y así como en el desierto fue alzado el pecado, aquí se alzó a Dios, hecho hombre y hecho pecado por nosotros”.
“Y todos nuestros pecados estaban allí. No se entendería el cristianismo sin entender esta humillación profunda del Hijo de Dios, que se humilló y se hizo siervo hasta la muerte y muerte de cruz, para servir”.

No. Ni la Cruz ni el Crucificado son signos de sufrimiento.
La Cruz y el Crucificado son signos:
De vida
De cuánto nos ama Dios.
Del deseo de Dios de que no perezca ninguno de los que creen en él.
De que Dios no es el juez que condena a nadie.
De que Dios no se hace juez de nadie.
Sino de que Dios se hace salvación.

La Cruz y el Crucificado:
Son la música del amor de Dios.
Son la música de cómo Dios nos ama.
Son la música de la vida.
Son la música, no del sufrimiento, sino de la salvación.

Donde unos ven sufrimiento, otros vemos amor.
Donde unos ven muerte, otros vemos vida.
Donde unos ven juicio de Dios, otros vemos salvación de Dios.
Donde unos ven todo oscuro, otros vemos al Crucificado como luz del mundo.
Donde unos ven silencio de Dios, otros vemos la música del amor de Dios.

Hay sordos que, al pie de la Cruz, no escuchan nada.
Hay sordos que, al pie de la Cruz, todo lo ven ridículo.
Hay sordos que, al pie de la cruz, todo lo ve grotesco.
Pero tampoco faltan quienes, al pie de la Cruz:
Descubrimos el misterio de la vida.
Descubrimos que la cruz humilla y levanta.
Descubrimos que la cruz revela el nuevo rostro de Dios.
Descubrimos que la cruz nos habla de muerte vencida.
Descubrimos que la cruz nos habla de amor.
Descubrimos que la cruz nos habla de lo importantes que somos.

Y algunos, tenemos la suerte de descubrir que Dios nos amó tanto que nos eligió y contó con nosotros y nos llamó a la vida sacerdotal y consagrada en la Congregación Pasionista.
El Viernes Santo vimos la cruz como el fracaso y la humillación humana de Jesús.
Como el triunfo de los hombres sobre Dios.
Hoy la vemos como la Exaltación de Dios. Como en el Dios que se manifiesta en lo alto de unos palos.
Hoy vemos el triunfo del amor de Dios sobre el corazón de los hombres.
Por eso, una oración por quien, hace tanto años, el amor de Dios se hizo llamada vocacional.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

2 Respuestas a “Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Exaltación de la Santa Cruz

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Gracias por recibir la Palabra de Dios… Gracias por sus palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s