Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: San Mateo, apóstol y evangelista

San Mateo“Cuando salía de allí, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de los impuestos y le dice: “Sígueme”. El se levantó y le siguió”. (Mt 9,9-13)

La Liturgia celebra hoy la fiesta de San Mateo a quien se le atribuye el Evangelio que lleva su nombre.
Unos comienzan el día sentados, contando dineros.
Jesús comienza el día andando, caminando.
Jesús también pone sus ojos en los que están tranquilamente sentados.
Y los invita a levantarse y a ponerse también ellos de camino.
Dios se despierta cada mañana con grandes sorpresas.

El Evangelio de esta fiesta de Mateo nos trae muchas interrogantes e inquietudes:
La primera: “al pasar Jesús vio a un hombre llamado Mateo”.
No reparó en que era un publicano.
No reparó en que era un hombre mal visto entre la gente.
No reparó en que era un hombre pecador.
Sencillamente reparó:
En que era un hombre.
En que dentro de ese hombre no solo había monedas sino también muchas posibilidades.
En que, por encima de todo, tenía madera para ser uno de los suyos.

Jesús no es de lo pasan y solo ven lo que somos.
Jesús es de los que, al pasar a nuestro lado, solo ven:
“lo que podemos ser”,
“lo que somos capaces de ser”.
Jesús, al pasar, no se fijó en el hombre sentado, ni en sus monedas sino:
en el hombre capaz de escuchar su invitación.
en el hombre capaz de levantarse y seguirle.
en el hombre capaz de cambiar de publicano en seguidor.
se fijó en el hombre no solo capaz de contar las ganancias del día, sino de anunciar el Evangelio.

No le miró como le miraron todos los que pasaban.
Hay miradas que no ven nada.
Hay miradas que solo ven por fuera.
Y hay miradas que ven lo que hay por dentro.
Las miradas de Jesús siempre son diferentes al resto de miradas.
Ven lo que nadie ve.
Ven lo que otros no son capaces de ver.

Y lo maravilloso de Jesús es:
No ver al pecador sino al posible discípulo.
No ve al pecador a quienes todos odian y rechazan.
Sino al hombre al cual solo le basta una llamada, una invitación, para que se ponga en pie.

La segunda: “se levantó y le siguió”.
Nadie sabe las posibilidades que lleva dentro de su corazón.
Hasta los malos tienen por dentro madera de santos.
Hasta los malos tienen por dentro mucho de bueno.
Hasta los malos tienen por dentro posibles ansias de dejar de serlo.

Todo es cuestión de sentir que:
Para alguien eres importante.
Para alguien eres toda una posibilidad.
Alguien que, a pesar de todo, todavía cree en ti.
No echándote en cara tus debilidades sino que puedes cambiar.
Una sola palabra puede cambiar nuestras vidas:
“Creo en ti”.
Sígueme”.
“Ven conmigo porque te necesito”.

Qué importante es, amigos:
Fijarnos en la persona y no en sus defectos.
Fijarnos en la persona y no en su pasado.
No en lo que hemos sido sino en lo que podemos ser.
Importante es sembrar ilusiones, esperanzas, semillas.

Y qué importante es:
Que alguien crea en nosotros.
Que alguien tenga fe en nosotros.
Que alguien nos valore.
Que alguien nos necesite.
Que alguien cuente con nosotros.
A mí me bastó que aquel sacerdote me dijese: “¡Sobrado, tú vales para sacerdote”.

Estos son los que nos hacen levantarnos de la silla en la que nos habíamos instalado y nos pone en camino de una nueva vida.
Estos son los que despiertan lo dormido dentro de nosotros.
Estos son los que nos hacen crecer cada día.
Estos son los que cada mañana nos devuelven la alegría de vivir.

Clemente Sobrado C. P.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: San Mateo, apóstol y evangelista

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s