Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Sábado de la 26 a. Semana – Ciclo C

“Regresaron los setenta y dos alegres, diciendo: “Señor, hasta los demonios se nos sometían en tu nombre… No os alegréis de que los espíritus se os sometan; alegraos de que vuestros nombres están escritos en los cielos. (Lc 10,17-24)

Alguien diría que a los discípulos se les ha subido el humo a la cabeza.
Regresan felices y triunfantes.
Reconocer lo bueno que hacemos no es orgullo.
Así como tenemos que reconocer lo malo, también hemos de reconocer lo bueno.
Y reconocer lo bueno no es orgullo. Es nuestra verdead.
Santa Teresa decía que la humildad era la verdad.
Es la alegría de la humildad en la verdad.

Los éxitos siempre despiertan ilusión.
Los éxitos siempre nos dan satisfacciones.
Los éxitos siempre despiertan los ánimos de seguir adelante.
Los éxitos siempre levantan nuestro espíritu.

Los setenta y dos regresas felices.
Por primera vez han sentido que hasta los demonios se les sometían en nombre de Jesús.
Regresan como niños con zapatos nuevos.
Regresan como niños que han jugado su primer partido y han metido un gol.

Es un sentimiento natural.
Lo mismo que los fracasos nos hunden, lo éxitos nos levantan.
Lo mismo que lo malo nos causa tristeza, lo buenos nos hace felices.

Claro que Jesús pone sordina a su entusiasmo.
Porque el éxito se presta fácilmente a creer que somos nosotros los que triunfamos.
El éxito se presta fácilmente a creer que somos superiores.
El éxito se presta fácilmente a creernos más que los demás.

La pedagogía de Jesús muy realista.
No mata el entusiasmo.
Ni les amarga su felicidad.
Porque eso tampoco les ayudaría a seguir comprometidos con el Evangelio.
Sencillamente “les pone sordina”.
Les baja de tono, pero sin desalentarles.

Todos esos triunfos están bien.
El mismo les dio poder para espantar demonios.
Pero hay algo más importante en la vida:
Que ellos mismos han creído en el Evangelio.
Que ellos mismos han creído en El.
Que ellos mismos han creído en sus posibilidades.

Y que precisamente:
Antes de echar demonios de los demás, ellos han sido liberados.
Antes de que otros hayan creído en el Evangelio, primero han creído ellos.
Y por eso:
Su mayor éxito está en haber tenido fe en la palabra de Jesús.
Su mayor éxito está en haber creído en la fuerza del Evangelio.
Su mayor éxito está en haber creído en la fuerza del Reino.

Y por eso su verdadero éxito está:
En que “sus nombres están escritos en los cielos”.
En que sus nombres están escritos en el corazón del Padre.
En que sus nombres están escritos en libro de los salvados.

Está bien nos sintamos felices de lo que hacemos.
No tengamos miedo a celebrar lo bueno que hacemos.
Pero más felices seremos si nosotros vivimos la novedad del Reino.
Más felices tenemos que ser porque hemos tenido la dicha de creer.
Más felices tenemos que ser porque sabemos que estamos en el corazón del Padre.
Más felices tenemos que ser porque somos testigos de que el Evangelio nos ha liberado de los malos espíritus.

No es cuestión de renunciar a la alegría y felicidad.
Es cuestión de saber donde está la verdadera alegría y felicidad.
Es cuestión de saber que nuestra felicidad nace de la bendición del Padre

Señor: Dame la alegría de poder actuar en tu nombre.
Señor: Dame la alegría de ver que otros quedan liberados de sus malos espíritu.
Señor: Dame la alegría de que puedo serte útil en el Reino.
Señor: Dame la alegría de que mi nombre está escrito en tu corazón y en el del Padre.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s