Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Domingo 31 – Ciclo C

“Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y rico.
Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura. Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí.
Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: “Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa.” Se apresuró a bajar y le recibió con alegría.
Al verlo, todos murmuraban diciendo: “Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador.”
Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: “Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo.” (Lc 19,1-10)

Zaqueo

Amigos, ¿alguna vez ha visto ustedes a un gran personaje subido en un árbol para ver pasar a alguno de esos cantantes famosos?
Nos resultaría cómico ¿verdad?
Pues Zaqueo era un jefe de publicanos.
No era una persona cualquiera.
Pero algo había en él de irresistible por ver a Jesús.
¿Sería que la gracia ya estaba actuando en él, sin él darse cuenta?
Es que cuando nosotros nos ponemos en camino, es que ya Dios nos dio el primer empujoncito.

¿Y saben por qué tuvo que subirse al árbol?
Porque era pequeño de estatura y los demás le impedían ver a Jesús que pasaba.
No es un pecado ser pequeño o grande.
El problema está en quienes se convierten en muros que impiden ver a los demás. Cuyas vidas impiden ver a Jesús.
Es posible que muchos quieran también hoy ver a Dios.
¿Quiénes se lo están impidiendo?

¿Y se dan cuenta del atrevimiento y la descortesía de Jesús?
El mismo se invita a sí mismo a comer en su casa.
¿Sería ponerle en compromiso a Zaqueo?
Y sin embargo, fue el regalo de Jesús a quien fue capaz de hacer el ridículo delante de todos los que lo conocían.

Y aquel día fue grande para Zaqueo, el publicano, el pecador.
Porque ese día entró la salvación en su casa.
Mientras tanto, como sucede siempre, afuera, a la puerta, los santos fariseos no tenían otra cosa que hacer que murmurar y criticar la actitud de Jesús.
¡A quién se le ocurre: comer con los pecadores!

Además la conversión de Zaqueo no quedó en simples buenos deseos.
Se expresó en gestos de cambio de vida:
Su conversión comenzó, allí donde más duele.
Comenzó por convertir su billetera.
Una conversión que se expresa en “devolver lo robado” y “repartir lo que se tiene”, por más que desde ese día fuese menos rico que hasta entonces.
¿Alguien se siente aludido en su corazón?
¿Alguien se siente tocado hoy en su bolsillo?

Comenta el Papa Francisco:

Zaqueo, “jefe de los publicanos y rico”. “Es un corrupto: trabajaba para los extranjeros, para los romanos, traicionaba a su patria”:
“Era uno más como los tantos dirigentes que nosotros conocemos: corruptos. Estos que, en lugar de servir al pueblo, explotan al pueblo para servirse a sí mismos. Hay alguno, en el mundo. Y la gente no lo quería. Éste sí, no era tibio; no estaba muerto. Estaba en estado de putrefacción. Verdaderamente corrupto”.

“Pero sintió algo dentro: pero, a este profeta que dicen que habla tan bien, yo querría verlo, por curiosidad. El Espíritu Santo es astuto, ¡eh!
Y ha sembrado la semilla de la curiosidad, y aquel hombre para verlo incluso hace un poco el ridículo. Piensen en un dirigente que sea importante, y también que sea un corrupto, un jefe de dirigentes – éste era el jefe – pero, subir a un árbol para mirar una procesión: pero piensen esto. ¡Qué ridículo!”

“Zaqueo “no tuvo vergüenza”. Quería verlo y “dentro trabajaba el Espíritu Santo”. Y después “la Palabra de Dios entró en aquel corazón y con la Palabra, la alegría”, “el corazón cambia, se convierte”. Y así Zaqueo promete devolver cuatro veces cuanto había robado:
“Cuando la conversión llega a los bolsillos, es segura.
¿Cristianos de corazón? Sí, todos.
¿Cristianos de alma? Todos.
Pero, cristianos de bolsillos, ¡pocos , eh! Pocos”.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Domingo 31 – Ciclo C

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s