Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Lunes de la 33 a. Semana – Ciclo C

Y le replicaron: “Pasa Jesús Nazareno” Entonces grito: “¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!” Los que iban delante le regañaban para que se callara, pero él gritaba más fuerte: “¡Hijo de David ten compasión de mí!” Jesús se paró y mandó que se lo trajeran. Cuando estuvo cerca, le preguntó: “¿Qué quieres que haga por ti?” El dijo: “Señor, que vea”. “Recobra tu vista, tu fe te ha salvado”. (Lc 18,35-43)

¡Hijo de David, ten compasión de mí!

“Rezar con insistencia y con la seguridad de que Dios escuchará nuestra oración”. La oración, afirmó el Papa, tiene dos actitudes: de “necesidad” y al mismo tiempo de “seguridad” de que Dios, en sus tiempos y en sus formas, atenderá la necesidad.
“La oración, cuando es cristiana de verdad, oscila entre la necesidad que siempre contiene y la certeza de ser atendida, aunque no se sepa con exactitud cuándo. Esto porque quien reza no tiene miedo de molestar, como los dos invidentes del pasaje del Evangelio, que gritan detrás de Jesús su necesidad de ser curados. O como el ciego de Jericó, que invoca la intervención del Maestro con una voz más alta que quienes quieren callarle. Porque Jesús mismo nos enseñó a rezar como “el amigo inoportuno” que mendiga el alimento a medianoche, o como “la viuda con el juez injusto”. (Homilía, Papa Francisco).

Las desgracias llegan todas juntas.
El hombre era ciego, que ya es bastante desgracia.
Y además era pobre.
Cada día vivía de limosna.
Cada día vivía junto a los caminos.
Cada día vivía con la mano tendida.
Pendiente siempre de la generosidad de los que pasaban.
Es la suerte de lo pobres.
Depender siempre de los otros.
Y además depender de de las propias limitaciones.
La ceguera le hace depender de todos porque sus limitaciones son grandes.

Esta mañana había algo flotando en el ambiente.
Sintió curiosidad y rompiendo todas las normas, se decidió a preguntar: “¿qué era aquello?”
La noticia de que Jesús pasaba le estremeció.
Sintió como si algo nuevo comenzase a brotar.
Y acudió al único recurso que tienen los pobres: “orar”, “gritar”.
Pero los gritos de los pobres, como los gritos de los ciegos, molestan.
Los que no tienen problemas, les duele poco hacer más pobres a los pobres.
Que no tienen nada y aún se les quiere quitar lo poco que tienen.
“Los que iban delante le regañaban para que se callara”.
Tan pobre que ni derecho tiene a gritar.
Pero la necesidad nos suele hacer más fuertes que tenerlo todo.
Por eso él “gritaba más fuerte”.

Siempre es más fácil hacer callar los gritos del necesitado, que solucionar sus problemas.
Siempre es más fácil ahogar los gritos del pobre, que responder a sus necesidades.
El grito, el llanto son el arma del pobre.
El grito del corazón del pobre siempre llega al corazón de Dios.
Como dice el Salmo “a Ti clamé y me escuchaste”.

¿Gritaba de pobreza?
¿Gritaba de esperanza?
Al enterarse que era Jesús, el ciego mendigo, gritaba de esperanza.
No podía perder aquella oportunidad.
No podía dejar marchitarse aquella esperanza.
Jesús escuchó sus gritos.
Y Jesús no se molestó, ni le mandó callar.
Al contrario, Jesús mandó que lo trabajasen.
Jesús no tiene prisas mientras alguien le esté necesitando.
Se detiene y le devuelve la vista.

La pobreza molesta a quien no tiene interés en devolver a la vida al que está muriendo.
Los gritos de la pobreza molestan a quienes lo tenemos todo.
Los gritos del hambre molestan a los que siempre tenemos el estómago lleno.
Los gritos del ciego molestan a los que tenemos buena vista.
Los gritos del sufrimiento solo molestan a los que lo pasan siempre cañón.
Y todavía reclamamos la tranquilidad de la vida y que nadie nos moleste.
Como si tuviésemos derecho a que los necesitados renuncien a lo único de que disponen para que no molesten nuestra tranquilidad.
Al único a quien no molesta el grito de nuestra oración es Dios.

Solo el pobre sabe lo que duele la pobreza.
Solo el ciego sabe lo que es no poder ver.
Por eso no podemos negarnos a los gritos del que no ve.
No podemos ser insensibles a la oscuridad del que no ve.
Nuestro problema ¿no será nuestra falta de sensibilidad?
Nuestro problema ¿no será que estamos demasiado acostumbrados a pasar de largo sin prestar atención a los que viven encerrados en sus oscuridades?

Señor, que yo pueda ver.
Señor, que yo pueda ayudar a ver al que está ciego.
Señor, que el grito de los que no ven, mueva mi corazón.
Señor, que mi atención para con los necesitados sea más importante que mis prisas y sepa detenerme para escucharles.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Lunes de la 33 a. Semana – Ciclo C

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s