Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Jueves de la 33 a. Semana – Ciclo C

“Al acercarse Jesús a Jerusalén y ver a la ciudad, le dijo llorando; “¡Si al menos tú comprendieras en este día lo que conduce a la paz! Pero no: está escondido a tus ojos. (Lc 19,41-44)

Si al menos tú comprendieras en este día lo que conduce a la paz

“Jesús llora por Jerusalén, porque no ha reconocido a Aquel que trae la paz. El Señor llora por “la cerrazón del corazón” de la “ciudad elegida, del pueblo elegido. Porque ¡no tenía tiempo de abrirle la puerta! Estaba demasiado ocupada y muy satisfecha de sí misma. Y Jesús sigue llamando a las puertas, como ha llamado a la puerta del corazón de Jerusalén: a las puertas de sus hermanos, de sus hermanas; a nuestras puertas, a las puertas de nuestro corazón, a las puertas de su Iglesia. Jerusalén se sentía contenta, tranquila con su vida y no tenía necesidad del Señor: no se había dado cuenta de la necesidad de salvación que tenía. Y por esta razón cerró su corazón ante el Señor”. “El llanto de Jesús” es “el llanto por su Iglesia, hoy, por nosotros”. (Papa Francisco: Homilía)

¿Has visto alguna vez llorar a Dios?
Para muchos pudiera parecer un gran disparate.
¡Si Dios es la plena felicidad!
Y las lágrimas no son precisamente señal de felicidad.

Las lágrimas son señal de sufrimiento.
Las lágrimas son señales de dolor.
Las lágrimas son señales del corazón herido.
Vemos llorar a los niños.
Vemos llorar a los adultos.
Vemos llorar a los ancianos.
Pero ¿a alguien se le ocurriría ver llorar a Dios?
Sí, sólo al corazón de Dios se le ocurre llorar.

Lloramos porque sentimos el sufrimiento del corazón.
Lloramos cuando nos duele algo.
Lloramos por amor.
Sufrimiento y amor son las dos fuentes de las lágrimas.
Y Dios llora por las dos cosas:
Dios llora porque no escuchamos su amor.
Dios llora porque a su amor le duele nuestra indiferencia.
Dios llora porque nuestro corazón se cierra a su amor.
Dios llora porque nos cerramos a su corazón.
Dios llora porque todo un puedo cierra su espíritu a su gracia.

Llora mirando la actitud de Jerusalén que se resiste a su palabra..
Llora contemplando su corazón cerrándose a la llamada de la salvación.
Llora contemplando su corazón su corazón endurecido.
¿Sería esta la primera vez que Jesús lloró?
¿Sería esta la primera vez que sus lágrimas regaron sus mejillas?
Con frecuencia son más las lágrimas secretas que las que mojan las mejillas.
Estoy seguro de que son más las lágrimas de Jesús que corrieron por dentro mojando su corazón.

Jesús llora de dolor por la dureza del corazón.
Jesús llora contemplando unos corazones que se resisten a la llamada de la gracia.
Jesús llora porque nuestras durezas del corazón le duelen.
Jesús llora porque nos ama.
Jesús llora porque le interesamos.
Jesús llorar porque es capaz de dar la vida por nosotros.
Jesús no lloró cargando con la Cruz.
Pero Jesús sí lloró contemplando la frialdad del corazón.

Señor, ¿no sigues llorando también hoy?
Señor, ¿tu lagrimas no siguen regando tu corazón hoy?
Señor, ¿cuántas veces has llorado por mí?
Señor, ¿cuántas veces has querido despertar y regar mi corazón con tu lágrimas?

Nos duelen las lágrimas de los hombres.
¿Y cuánto nos duelen las lágrimas de Dios?
Gracias Señor por tus lágrimas fecundando me corazón.
Gracias, Señor, que también yo pueda llorar por tantos que cada día
te olvidan y te guardan en la indiferencia.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Jueves de la 33 a. Semana – Ciclo C

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s