Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Viernes de la 34 a. Semana – Ciclo C

Síguenos en Facebook: http://bit.ly/MensajeAmigosFB.

“Fijaos en la higuera o en cualquier árbol: cuando echan brotes, os basta verlos para saber que el veranos está cerca. Pues cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios”. (Lc 21,29-33)

cuando echan brotes, os basta verlos para saber que el verano está cerca

Flickr: Ana Rey

Hay quienes ven a primera vista.
Hay quienes leen la vida en los primeros rasgos de la misma.
Hay quienes ven el futuro en la primera señal el camino.
Hay quienes ven a la primera señal la verdad que se esconde al otro lado del muro.
Hay quienes adivinan el tiempo el mañana al primer golpe de la primera nube que aparece en el horizonte.
Hay quienes ven el futuro a la primera señal que encuentran en el camino.

Uno de los problemas de la vida es saber ver.
Uno de los problemas de la fe es saber ver en los signos.
Uno de los problemas de la vida cristiana es saber ver lo que hay al otro lado del muro.
Uno de los problemas de la política es saber ver al otro lado de los signos.
Uno de los problemas del matrimonio es saber ver a través de los pequeños signos.
Uno de los problemas del amor es saber ver a través de las señales diarias.
Uno de los problemas con los hijos es saber ver a través de las pequeñas señales.

No prestamos atención a los pequeños datos del amor hasta que nos damos cuenta que estamos en crisis.
No prestamos atención a los pequeños rasgos de la vida bautismal, hasta que nos damos cuenta que nuestro Bautismo se está apagando.
No prestamos atención a los pequeños gestos de la fe de nuestros hijos, hasta que nos damos cuenta de que la fe se les va apagando

Para Jesús, uno de los capítulos fundamentales de la vida del reino es saber verlo en las señales.
Para Jesús, uno de los problemas es tener tan buen olfato para poder adivinar las realidades humanas, y luego ser romos y ciegos para adivinar las realidades el reino.
Vemos el futuro del tiempo en unas simples yemas.
Y no somos capaces de ver el reino de Dios en tantas de sus manifestaciones.
Vemos el futuro de la economía y no vemos el futuro del Evangelio.
Vemos el futuro de la política y no vemos el futuro del Evangelio.
Vemos el futuro de nuestra vida humana y no sabemos ver el futuro de nuestra vida de creyentes.
Vemos el futuro de la vida de hombres y no sabemos ver el futuro de Dios en nuestra vida, en nuestra familia, en nuestra sociedad.

Para Jesús lo importante es ver en el hoy el futuro del Evangelio.
Para Jesús lo importante es ver en el hoy el futuro de la Iglesia.
Para Jesús lo importante es ver en el hoy el futuro de nuestra vida de gracia.
Tener la misma perspicacia para ver el futuro del Evangelio como lo tenemos para ver el futuro de nuestra familia.

Así como tenemos ojos para ver la realidad de la vida, debiéramos tener ojos para ver las cosas de Dios.
Así como tenemos ojos para ver las cosas materiales, debiéramos tener ojos para ver las espirituales.
Así como tenemos ojos para ver las realidades mundanas, debiéramos tener ojos para ver las cosas de Dios.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s