Bocadillos Espirituales para vivir el Adviento: Domingo 2 – Ciclo A

“Juan Bautista se presentó en el desierto de Judea, predicando: “Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos” Este es el que anunció el profeta Isaías diciendo:
“Una voz grita en el desierto: “Preparad el camino del Señor; allanad sus senderos”. (Mt 3,1-12)

Preparad el camino

No me gustan esas personas incoloras porque son como todo el mundo y no dicen nada.
No me gustan esas personas que solo imitan a los demás.
No me gustan esas personas que solo repiten lo de todos.
No me gustan esas personas que no dejan huella alguna.

Pero me encantan esas personas:
Capaces de descubrir lo nuevo.
Capaces de anunciar algo nuevo y diferente.
Capaces de vivir al margen de la sociedad.
Capaces de atraer a los demás sin llamarlos.
Su sola vida ya es como un imán que atrae.

Juan se presenta:
No donde están todos.
No donde todo es igual cada día.
No donde se dice lo mismo cada día.

Juan se presentó en el desierto:
Como palabra.
Predicando y anunciando.
Como noticia capaz de despertar interés en la gente.
Es su noticia lo que atrae, sin propaganda, ni llamar.
La gente se siente atraída cuando descubre la novedad de Dios y que no todo tiene que seguir igual.
Juan no es comentarista del ayer.
Anuncia el “cambio”.

Dos grandes noticias:
“Convertíos”
“El reino de los cielos está cerca”.
Algo nuevo está a punto de estallar.
Una nueva primavera está a punto de romper.
Y la gente que está harta de vivir el invierno de la ley.
La gente que está harta de escuchar solo comentarios a lo viejo.
La gente que siente necesitad de algo nuevo, acude de todas partes a escuchar.

Pero se necesita un cambio.
Se necesita la “conversión” personal.
Y se necesita convertirse cada uno en instrumento que facilite ese despertar primaveral de Dios.
No basta que lo nuevo esté a las puertas.
Hay que abrirle las puertas.
Hay que mojarse también un poco allanando caminos y tendiendo puentes.

Dios no es de los que empuja, sino de los que llama.
Dios no es de los que impone, sino de los que ofrece.
Dios no es de los que arrastra, sino de los que invita.
Juan no exige, no manda, no impone por la fuerza.
Juan es como una luz que despierta algo nuevo y atrae a la gente, incluso de Jerusalén.

Esta es la misión de la Iglesia.
Esta es la misión del creyente.
Hemos abusado mucho de la imposición y la obligación.
Pero hemos despertado menos el espíritu de la gente que, por su cuenta acude y viene.
¡Cuánto hemos predicado contra los que no vienen a la Misa!
Y cuántas respuestas: “la Misa me aburre”, la “homilía me aburre”.
Por algo, el Papa Francisco nos dice que “la homilía puede ser realmente una intensa y feliz experiencia del Espíritu, un reconfortante encuentro con la Palabra, una fuente constante de renovación y de crecimiento”. (EG n136)

Juan, además no tiene pelos en la lengua para decir las cosas claras por más que duelan: “¡Camada de víboras”.
Juan en el desierto se siente libre y no busca prebendas ni aceptaciones, ni alabanzas.
Le basta la novedad de la verdad: “el reino de los cielos está cerca”
Está bien que anunciemos la novedad de la Navidad

Señor: que descubra tu próxima venida.
Señor: que sea una invitación a salirme de la rutina.
Señor: que mi persona sea una fuerza que atrae.
Señor: que la gente acuda a la Iglesia por su fuerza de atracción.
Señor: que sintamos la libertad de no vivir esclavos de los intereses humanos.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos Espirituales para vivir el Adviento: Domingo 2 – Ciclo A

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s