Bocadillos espirituales para vivir el Adviento: Jueves de la 3 a. Semana – Ciclo A

“¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento? ¿Qué salisteis a ver, si no? ¿Un hombre vestido con ropas elegantes? ¡No! Los que visten magníficamente y viven con molicie están en los palacios”. “Entre los nacidos de mujer no hay ninguno mayor que Juan …” (Lc 7,24-30)

Somos especialistas en reconocer los defectos de los demás.
Sería interesante grabar toda la chismografía.
Es toda un sastrería donde cortamos la tela de la vida de los demás a nuestro gusto.

Por eso, nada enaltece más al corazón humano que su capacidad de:
Reconocer los dones de los demás.
Pensar bien de los demás.
Hablar bien de los demás.
Alabar a los demás.

Es fácil hablar bien de los grandes, de la gente importante.
Es fácil alabar a aquellos de quienes podemos esperar algo.
Es fácil hablar y alabar a los que están arriba, mientras están arriba.
Lo realmente difícil es:
Hablar bien de quienes no tenemos nada que esperar.
Hablar bien de quienes han caído de su pedestal.
Hablar y alabar a quienes lo han perdido todo y están metidos en la cárcel.

Y ese fue el gesto elegante de Jesús. Ni siquiera lo hizo delante de los enviados de Juan, sino luego que se fueron. Es entonces que Jesús hace el mejor y más elegante elogio de Juan.
Juan es un caído, está en la oscuridad de la cárcel.
Y Jesús comienza a valorar la figura de Juan.
No es una alabanza de las que inflan, sino de las que rescatan esos valores que de ordinario todos olvidamos:
Juan no es una caña que se deja llevar por los vientos que soplan.
Juan es todo un tronco de roble resistente a todas las embestidas de sus enemigos.
Juan no es de los que lucen con sus vestidos.
Esos “elegantes del vestir están en los palacios”, mientras él vive en el desierto.
Juan es el “mayor entre los nacidos de mujer”.

¿No crees que es nobleza de corazón hablar y elogiar así, no cuando él está presente sino ausente? Hablar bien de los ausentes, supone mucha nobleza y grandeza, porque de los ausentes más bien hablamos mal, murmuramos y criticamos.

Y ahora quisiera pasar la página, no para preguntarme sobre esa nobleza de mi corazón de reconocer la grandeza de los demás, de todos los demás, sino para preguntarme algo mucho más personal:
¿Y qué dirá hoy Jesús de mí?
¿Qué dirá Jesús de mí como bautizado?
¿Qué dirá Jesús de mí como consagrado y sacerdote?

Yo, sí puedo imaginarme lo que los otros pudieran hablar de mí.
Pero mi verdad no depende de los otros.
Mi verdad depende de lo Dios piensa y habla de mí.
Y perdonen mi atrevimiento, pero estoy seguro de varias cosas:
Que Dios piensa bien de mí.
Que Dios tiene un buen concepto de mí.
Que Dios habla bien de mí.
Que Dios siempre me deja bien delante de los demás.
¡Qué bien dejó a Zaqueo, el publicano!
¡Qué bien dejó a la Samaritana, a la que se le reveló y manifestó!
¡Qué bien dejó a la adúltera frente a aquellos “viejos verdades”!

¡Qué grande era Juan para Jesús!
Y no obstante, posiblemente pensando en mí, añadió: “Sin embargo el más pequeño en el Reino de Dios es mayor que él”.
Posiblemente no soy de los grandes en el reino de Dios, porque no soy santo.
Posiblemente soy uno de los más pequeños, porque soy también un pecador.
Y sin embargo, ¡qué grande soy delante de los ojos de Dios!
Posiblemente, tú que estás leyendo esto, eres “mayor que Juan el Bautista”.
Por tu bautismo, que te hizo hijo de Dios.
Por tu vida de gracia, que te hace morada de Dios.

Ustedes perdonarán, pero, “yo me siento más delante de Dios, que delante de todos ustedes”. Estoy seguro de que Dios piensa y habla mejor de mí que ustedes. ¡Y eso que tengo mis admiradores! ¡Pero mi mayor admirador es sin duda Dios!
¿Demasiada soberbia? Todo es posible.
Pero yo diría: “¡Demasiado el amor que El me tiene!”

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para vivir el Adviento: Jueves de la 3 a. Semana – Ciclo A

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s