Bocadillos espirituales para vivir la Navidad: Los Santos Inocentes

“Al verse burlado por los Magos, Herodes montó en cólera y mandó matar a todos los niños de dos años para abajo, en Belén y sus alrededores, calculando el tiempo por lo que había averiguado por los Magos”. (Mt 2,13-18)

No quisiera ser malo, pero debo reconocer que los grandes y poderosos tienen mucho de niños caprichosos y que, en realidad no son ni tan grandes como se creen ni tan poderosos como se imaginan.
Porque no me digan que la reacción de Herodes no es un berrinche de niño mal criado y un miedo a un Niño recién nacido.

Es que los grandes y poderosos difícilmente se dejan pisar el poncho:
No aceptan que alguien les engañe y defraude, o desilusione.
No aceptan que alguien pueda poner en peligro su sillón.
No aceptan que alguien pueda ser un peligro para su grandeza.
¡Como soy malo, disfruto cuando veo temblar a los poderosos que creen lo pueden todo! Por eso, nunca he entendido que los que se creen grandes, necesiten llevar siempre un montón de guardaespaldas!
Yo no me imagino a Jesús con policía acompañándole por los caminos de Israel.

Es que los poderosos:
No solo tienen poder sino que tienen un alma hecha de poder.
Tienen un corazón que huele a poder.
Viven del poder y para el poder.
Un poder que no tiene nada de servicio sino de autosuficiencia y de destrucción de los demás.

Por algo María, en su Magnificat habla de cómo Dios “humilla a los poderosos”.
Se diría que Dios se ríe de los poderosos.
Que Dios se burla de los poderosos.
Que Dios siempre tiene una salida para los pequeños.
Le fue suficiente un sueño a José para que tomase lo poco que tenía y de noche se fuese a Egipto.
Dios no saca ruidos.
Dios puede actuar hasta de noche cuando no se ve nada.

Los poderosos carecen de corazón y de conciencia:
No les importan los medios.
“Mandó matar a todos los niños de dos años para abajo, en Belén y sus alrededores”.
El sillón vale más que la vida de un niño.
El poder vale más que la vida de muchos niños inocentes.
El poder no tiene corazón.
Y estoy hablando de todos los poderes, del tipo que sean.
Y estoy hablando de que el poder reside más en el corazón que en los títulos que ostenta.

¿Qué importa matar a los inocentes si nos estorban y son un problema para nosotros?
¿Qué nos importa que mueran niños que ni siquiera les hemos reconocido el derecho de nacer, si atentan contra esa “libertad que tenemos de disponer de nuestros cuerpos”?
¿Qué importa que mueran inocentes , si de por medio están nuestros intereses políticos? ¡Pensemos en las últimas guerras!
¿Qué nos importa anular a las personas si con ello fortalecemos nuestro prestigio y nos ganamos un puntitos con los que están más arriba?
Cuando el poder se adueña de nuestros corazones y se nos sube a la cabeza, todos los medios son válidos y hasta podemos justificarlos en nombre de Dios.
Por eso me encanta el proceder de Dios:
Prefiere a los sin poder.
Prefiere a los que no cuentan.
Prefiere él mismo “rebajarse”.
Prefiere renunciar a “su condición divina” y manifestarse en su condición de hombre.
Prefiere los caminos sencillos y no las autopistas.
Prefiere un pesebre a las cunas reales.
Prefiere llegar de noche como para que nadie le espere.
Prefiere nacer de noche mientras los demás están dormidos.
Prefiere un pedazo de pan para hacerse presente hoy en la Iglesia, en la Eucaristía.
Prefiere dar su propia vida, antes que exigir la vida de los demás.
Prefiere el amor al poder.
Dios no mata, ni siquiera a aquellos que anuncian su muerte porque lo ven como un peligro y un riesgo a la libertad.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para vivir la Navidad: Los Santos Inocentes

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s