Bocadillos espirituales para vivir la Navidad: Sábado de la Octava de Navidad

“Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre; los cual no nacieron de sangre, ni de deseo de la carne, ni de deseo del hombre sino que nacieron de Dios”. (Jn 1,1-18)

Calendarìo

Flickr: Jenn Vargas

Oración de un fin de año

Señor, comenzamos este año que hoy termina con grandes ilusiones y esperanzas.
En el camino de estos doce meses, muchas de estas ilusiones y esperanzas se han ido deshojando y marchitando porque el frío del invierno de los corazones no les han dado vida.

Otras muchas han florecido y han dado hermosos frutos de vida:
Flores y frutos de bondad callada y silenciosa.
Flores y frutos de generosidad.
Flores y frutos de amabilidad.
Flores y frutos de alegría.
Flores y frutos de sonrisas que han despertado muchas vidas,
Flores y frutos de reconciliación.

¡Cuántos comenzaron este año separados y divididos y hoy están viviendo en la armonía de los corazones!
Flores y frutos de nuevas vidas que hoy que pueblan nuestros hogares con sus sonrisas.
Flores y frutos de una mayor sensibilidad para con aquellos marginados que hoy se sienten más acogidos y con más calor humano,
Flores y frutos de gracia, porque hoy somos un poco más buenos que cuando comenzamos.
Flores y frutos de santidad porque hoy estamos más cerca de Ti y más cerca de nuestros hermanos,
Flores y frutos porque “nos hemos abiertos a ti y nos sentimos más hijos tuyos, no nacidos de la carne y la sangre sino de Ti”.

También es posible, Señor, que muchas de nuestras huellas se hayan borrado y nadie pueda seguirlas y que otras muchas queden como heridas en el corazón de los hermanos.
Porque no siempre hemos sembrado amor.
Porque no siempre hemos sembrado comprensión.
Porque no siempre hemos sido fieles a nosotros mismos.

Por lo bueno que hemos vivido: gracias.
Por lo bueno que hemos hecho: gracias.
Por lo que hemos amado a los demás: gracias.
Por lo que Tú has hecho en nosotros: gracias.
Por lo bueno que hemos hecho por Ti: gracias.
Por cada mañana que nos has regalado: gracias.
Por cada sol que hemos visto amanecer: gracias.
Por las flores que hemos sembrado y siguen floreciendo: gracias.
Por los trigos que hemos sembrado y cuyo pan comerán otros: gracias.
Por aquellos a quienes les hemos devuelto la alegría y la felicidad: gracias.

Al terminar este año que ya se nos va, ábrenos a nuevas ilusiones y esperazas.
Y haznos comprender que la vida no depende de las hojas del almanaque que cada día deshojamos, sino de la vida que vivimos en plenitud, de la vida que te entregamos a Ti y a los hermanos.

Y si no es mucho pedirte: ¿podías regalarnos un Año Nuevo mejor?

¡FELIZ AÑO QUE TERMINA!
¡FELIZ EL AÑO NUEVO QUE COMIENZA!

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para vivir la Navidad: Sábado de la Octava de Navidad

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s