Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Jueves de la 1 a. Semana – Ciclo A

“Se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: “Si quieres puedes limpiarme”. Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: “Quiero, queda limpio”.La lepra se le quitó inmediatamente”. (Mc 1,40-45)

Dos que deciden actuar contra la Ley.
El leproso que se acerca a Jesús.
Jesús que extiende su mano y le toca y lo limpia. Algunos comentaristas traducen el “sintió lástima”, por “se enfadó”, se le “subió el indio” diríamos nosotros en el Perú. Creo que ambas versiones pueden ser válidas:
“Sintió lástima” de la condición de leproso.
“Sintió lástima” de ver la soledad y marginalidad en la que vivía.
“Se enfadó” por la intransigencia de quienes en nombre de Dios, le excluían, le marginaban, le consideraban como un apestado condenado a vivir lejos de la sociedad, lejos del templo, lejos de todo y de todos.

A Dios le duele que le utilicen para excluir y marginar en su nombre a los que sufren.
A Dios le duele que le utilicen para justificar una religión rigorista que excluye y margina a aquellos que nos estorban.

Hoy, que tanto hablamos de derechos humanos y de la dignidad de la persona humana:
¡Cuantos marginados existen en nuestras ciudades!
¡Cuántos marginados existen en nuestras familias!
¡Cuántos marginados existen en la misma Iglesia!
¡Marginados por la lepra de la pobreza y la miseria!
¡Marginados por la lepra de la ancianidad y de la vejez!
¡Marginados por la lepra de no pensar como uno!
Marginados por la lepra de la libertad de decir lo que otros también piensan pero por miedo callan!

Y son precisamente esos excluidos y marginados los que nos piden a gritos:
Una mano amiga que los toque, que se pose bondadosa en su cabeza, que les regale una palmadita en la espalda.
Una mano amiga que agarre cariñosamente la suya y los levante.
Una mano amiga que se extienda amablemente para dialogar fraternalmente con ellos.
Personalmente nunca he visto a un leproso del cuerpo.
Sí me ha tocado ver y tocar a muchos leprosos del alma.
Recuerdo aquella viejecita que vivía sola porque los hijos solo venían a verla por el “Día de la Madre” y unos vecinos me pidieron la visitase. Al llegar, lo primero que se me ocurrió espontáneamente fue saludarla con un beso diciéndole: “¡Cómo está esta preciosura!”
Sonriendo, me miró fijamente y me dice: “¡Cuánto tiempo que nadie me saluda con un beso y me llama preciosura!” “Usted es un santo”. Le agradecí el piropo de Santo diciéndole “ojala que Dios piense como usted”.
Aquel día la viejecita creo que disfrutó lo que solo Dios sabe.

“Tocar”, “tomar de la mano”, una “palmadita” cuánto bien nos hace a todos, pero sobre todo a los excluidos y marginados. Por eso se dice de Jesús que, con frecuencia “tocaba a los enfermos”, los “tomaba de la mano y los levantaba”.

Dios no excluye a nadie.
Dios no margina a nadie.
Dios no teme el contagiarse ni del sida ni de la lepra.
Dios es el que siempre tiende la mano.
Jesús mismo no tuvo ascos de convertirse legalmente en un leproso, hasta el punto de que, desde entonces, “ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo, se quedaba fuera, en descampado”.
Dios es el que siempre tiene sus brazos abiertos a los que sufren y a los pecadores.

“Excomulgar” es una de las palabras que nunca me gustaron en la Iglesia.
Por una “excomunión” se dio el cisma del Oriente.
Por una “excomunión” se dio la ruptura protestante.
¿No se hubiesen podido evitar con un apretón de manos o con un abrazo de invitación a la comunión?
¿No es la Iglesia “sacramento de comunión”?
¿No es la Iglesia “sacramento del pan y del vino”?
¿No es la Iglesia “sacramento del abrazo”?
¿No es la Iglesia el “sacramento de Padre del hijo pródigo”?

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Jueves de la 1 a. Semana – Ciclo A

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s