Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Lunes de la 4 a. Semana – Ciclo A

Escucha aquí la homilía dominical: http://bit.ly/homilias.

“Jesús y sus discípulos llegaron a orilla del mar en la región de los gerasenos. Salió a su encuentro, desde el cementerio donde vivía en los sepulcros, un hombre poseído por un espíritu inmundo, ni con cadenas podían sujetarlo.¿Cómo te llamas? Respondió: Me llamo Legión porque somos muchos.
Y la rogaba a Jesús con insistencia que no los expulsara de aquella región. Los espíritus inmundos le rogaban “Déjanos ir y meternos en los cerdos. Los espíritus salieron del hombre y se metieron en los cerdos; y la piara, de unos dos mil, se arrojaron al mar. Y la gente fue a ver qué había pasado. Ellos le rogaban que se alejara de su territorio. El que había estado endemoniado le pidió que lo admitiese en su compañía. Pero no se lo permitió y lo envió a su casa”. (Mc 5,1-20)

Vemos a Jesús en tierra de paganos.
Marcos nos describe una escena violenta:
Un endemoniado violento.
Viviendo entre sepulcros.
Una piara de dos mil cerdos.
Un endemoniado liberado de los malos espíritus.
Un pueblo que pide a Jesús que se largue.
Preferible la violencia de un endemoniado.
Preferible dos mil cerdos a un Jesús capaz de liberar de los malos espíritus.

En el fondo, la descripción de muchas de nuestras realidades.
En primer lugar: un poseído por los malos espíritus que eran Legión, que pide no los eche de allí.
Preferible vivir en las tumbas del cementerio.
Preferible vivir entre cerdos.

¡Cuántas veces también nosotros tenemos nuestros malos espíritus!
No les llamamos demonios.
Pero sí malos sentimientos que pudren el corazón.
Malos espíritus de nuestros instintos que nos esclavizan.
Somos capaces de vivir en medio de un mundo de muerte antes que recuperar la vida.
Preferimos vivir la violencia de nuestros instintos y pasiones.
Preferimos un corazón disecado por el pecado.
Preferimos la felicidad de tantas basuras que nos trae el satélite.
Que nos resistimos al cambio.
Que nos resistimos a limpiar nuestro corazón con la penitencia.
Que nos resistimos a liberarnos de nuestras esclavitudes.

En segundo lugar: un pueblo que pide a Jesús que se vaya.
Prefieren los cerdos a la salvación.
Prefieren los cerdos a la luz del Evangelio.
Prefieren los cerdos a la Buena Noticia del Reino.
Prefieren los cerdos a la visita de Dios.
Prefieren los cerdos a quien puede liberarlos de los malos espíritus.

Es un pueblo entero:
Que prefiere sus cerdos a Jesús.
Que prefieren la riqueza de dos mil cerdos que la salvación.
Que prefieren la riqueza al Evangelio.

Pudiéramos examinarnos con sinceridad y ver cuáles son nuestras preferencias.
¿Qué preferencias que excluyen a Dios?
¿Qué intereses que excluyen a Dios?

Es muy fácil.
Basta que examinemos:
¿por qué cosas preferimos dejar a Dios?
¿por qué cosas preferimos renunciar a la vida de gracia?
¿por qué cosas preferimos dejar que se apague nuestra fe?
¿por qué cosas preferimos dejar la misa los domingos?
¿por qué cosas preferimos dejar la confesión?
¿por qué cosas preferimos dejar la Iglesia?
¿por qué cosas preferimos dejar de orar?
¿por qué cosas preferimos dejar de leer el Evangelio?

Estos gerasenos por dos mil cerdos renunciaron a Jesús.
Nosotros ¿por qué nos alejamos de él?

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Lunes de la 4 a. Semana – Ciclo A

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s