Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Sábado de la 5 a. Semana – Ciclo A

“Me da lástima esta gente; lleva ya tres días conmigo y no tienen que comer, y, si los despido a sus casas en ayunas, se van a desmayar por el camino. Además, algunos han venido de lejos”. (Mc 8,1-10)

La “lástima” que no se hace compromiso vale de poco.
Hay “lástimas” que no pasan de ser “lágrimas de cocodrilo”.
Sin embargo, el hecho de sentir “lástima” ya es un punto de partida, ya puede ser el comienzo de algo.
Primero indica que tenemos ojos y corazón para ver.
Segundo, indica que todavía hay una sensibilidad en nuestro corazón.
Indica que no somos insensibles a la realidad que nos rodea.
Sentir lástima es mucho más que ver, que saber y conocer que hay hambre en nuestro alrededor.
Sentir lástima significa ver con el corazón.
Sentir lástima significa que, los que tienen hambre no nos pasan desapercibidos y los vemos como personas.

Para Marcos, es Jesús el que primero toma conciencia de lo que sucede a su alrededor.
Para Marcos, también los discípulos ven.
Pero solo con los ojos. No es llega hasta el corazón.
Los discípulos ven el hambre de la gente como un problema que allí no tiene solución.
Hay quienes ven el hambre del mundo como noticia.
Hay quienes ven el hambre como problema.
Hay quienes ven pero desvían el problema para evitar el compromiso.
Hay quienes ven el hambre del hermano y comparte con él lo poco que tiene.

No siempre la abundancia es solución de los problemas del hambre.
No siempre el tener mucho soluciona el hambre de los demás.
No hay peor escusa que el no querer comprometerse.
Sin embargo, para Jesús:
Lo poco puede solucionar muchos problemas cuando somos ricos en el amor.
Lo poco puede hacer grandes milagros cuando está condimentado con el amor.
Lo poco puede llegar a muchos cuando lo sacamos de las manos de nuestro egoísmo.

Los verdaderos milagros no los hacen las cosas.
Los verdaderos milagros los hace el corazón.
Los verdaderos milagros los hace el amor.
Cuando el amor es más grande que nuestra chequera.
Cuando el amor es más grande que la pobreza del mundo.
Cuando el amor es más grande que las necesidades de los demás.

Mientras los discípulos se protegen con su pobreza de siete panes y algunos peces, Jesús abre su corazón sin cálculos matemáticos.
El verdadero problema no es el hambre.
El verdadero problema no está en el corazón vacío.
El verdadero problema está en el amor, en la solidaridad.

Hay un chiste de mal humor, pero que, con frecuencia, revela nuestra verdad: “Cuando alguien llega la puerta del Convento trayendo algo para la comunidad, lo recibimos agradecidos. Pero cuando alguien toca a la puerta pidiendo una ayuda, solemos decir: “espere que tengo que pedir permiso al Superior”.
Nadie tiene problemas para recibir.
Todos tenemos problemas para dar.
Nadie necesita de permisos para recibir.
Todos necesitamos de permiso para dar.

Para dar, nadie debiera necesitar permiso de nadie.
Para dar, solo necesitamos permiso de nuestro corazón siempre abierto a los demás.

Con frecuencia, pedimos milagros a Dios.
Y la verdad es que, cada día, todos podemos hacer milagros:
Milagros de dar de comer al que tiene hambre.
Milagros de compartir.
Milagros de dar.
Milagros de sentirnos tocados por las necesidades de los demás.
Milagros estomacales, pero que son los milagros que Dios espera de nosotros.
Milagros que pueden hacer los ricos.
Milagros que pueden hacer también los pobres.
Milagros que podemos hacer todos.
El Papa Francisco nos pedía el milagro de las catorce Obras de Misericordia.
¿Cuántos milagros no podremos hacer hoy?
¿Tendré que pedir permiso a mi superior para hacer hoy algún milagro?

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s