Bocadillos espirituales para vivir la Cuaresma: Martes de la 1 a. Semana – Ciclo A

“Vosotros orad así: “Padre nuestro del cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy el pan nuestro de cada día, perdónanos nuestras ofensas, pues nosotros hemos perdonado a los que nos han ofendido, no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del Maligno”. (Mt 6,7-15)

Jesús es la Palabra que Dios dice a los hombres.
La oración es la palabra que los hombres dicen a Dios.
Dios nos dijo una sola Palabra: su hijo.
Nosotros nos empeñamos en decirle un montón de palabras
A Dios le basta una palabra en la que nos lo dice todo: el HIJO.
A nosotros nos debiera bastar también una palabra en la que lo que se lo decimos todo: PADRE.

Hablar mucho puede que diga poco.
Hablar poco puede que diga mucho.
Mucho nos dice el Padre cuando nos llama “hijos”.
Todo se lo decimos a Dios cuando le llamamos “Padre”.

El primer consejo que nos da Jesús para orar es que no seamos “charlatanes”
Porque, con frecuencia dice más el silencio que las palabras.
Además, no es un memorial que le pasamos a Dios para que se acuerde de nosotros o para recordarle nuestras necesidades.
Porque “el Padre sabe lo que os hace falta antes de que lo pidáis”.

La verdadera oración que brota de la fe no es un pliego de necesidades.
La verdadera oración es:
Una experiencia fe.
Una alabanza y reconocimiento de Dios Padre.
Una experiencia de la condición de hijos.

Además nuestra oración no comienza tanto por hacernos pedigüeños, sino por el contrario:
Es un ponernos nosotros en la vivencia de la glorificación del Padre.
Es un ponernos nosotros en la disponibilidad del Padre.
Es un aceptar los planes e intereses del Padre.
Es un ponernos en las mismas actitudes de su Hijo Jesús.

Incluso en lo que dice relación con nosotros está toda marcada por la misión del Padre en el Hijo:
El pan del Hijo es la voluntad del Padre.
El pan de los hijos es su palabra y el pan de su Eucaristía que no debiera faltarnos nunca.
La misión del Hijo es revelarnos el amor del Padre.
La misión de los hijos será también expresar el amor del Padre.
El amor que nos revela el Hijo es el perdón y la reconciliación.
El amor del padre que tenemos que manifestar cada día es “perdonar también nosotros lo mismo que él nos perdona”.
La misión del Hijo es vencer al enemigo del hombre, que cada día quiere desviarnos del camino del Padre.
La misión de nuestra oración será también pedirle que nos libre de enemigo.
La misión del Hijo es darnos fuerza para no sucumbir a las tentaciones del enemigo.
La misión de nuestra oración será siempre contar con esa fuerza de ser fieles al Padre superando nuestras tentaciones.

Es que orar, es ponernos en diálogo y comunicación de amigos.
Cuando Jesús hablaba entraba en esa experiencia de relación con el Padre, en comunión con los sentimientos y los deseos y planes o la voluntad del Padre.

Por eso mismo, cuando nos enseñó a orar, nos enseñó su propia oración.
Y nos incorporó a sus propias actitudes para con el Padre.
Pienso que antes de ponernos a orar:
Primero tendríamos que sintonizar con el Jesús orante, para asumir sus propias actitudes ante el Padre.
En segundo lugar, tendríamos que sintonizar con la experiencia que Jesús tiene de la misión que el Padre le ha encomendado.
En tercer lugar, orar como él oraba.

Alguien pudiera pensar ¿y dónde están mis propias necesidades?
El Padre ya “sabe lo que nos hace falta antes de que se lo pidamos”.
A caso los papás no saben de sobra lo que necesitan sus hijos.
Además si logramos ponernos en la actitud y mentalidad del Padre nuestro, es posible que nuestras necesites terminen siendo las mismas de Jesús y las nuestras desaparezcan.

Pensamiento: La mejor oración es aquella en la que no pides nada y agradeces y alabas mucho a Dios y te identificas con él.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Una respuesta a “Bocadillos espirituales para vivir la Cuaresma: Martes de la 1 a. Semana – Ciclo A

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s