Bocadillos espirituales para vivir la Cuaresma: Sábado de la 2 a. Semana – Ciclo A

“Padre, dame la parte que me toca de la fortuna”… “Padre he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo”. “Sacad enseguida el mejor traje y vestidlo; traed el ternero cebado y matadlo; celebremos un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado”. (Lc 15, 1-3. 11-32)

Tres personajes en esta parábola de Jesús:
El hijo pequeño que reclama su libertad.
Se aleja de casa y del Padre y vive a su aire mientras dura el dinero.
Luego a pasar hambre y sentirse solo, sin otra compañía que los cerdos.
Reviven los recuerdos del hogar y se pone en camino del regreso.
El Padre que le abre los brazos, lo besa y estrecha contra su corazón.
Lo pone otra vez nuevo, estrenando nueva vida de hijo y de familia.
Y hace fiesta y arma el baile.

El hermano mayor. El hermano bueno porque nunca ha sacado los pies del plato.
Que ha quedado en casa, pero no ha estado en casa, porque no ha comprendido el amor del Padre. Y no se vive en casa, si no se ha descubierto la verdad del amor paterno y del amor filial, sino sólo la obediencia servil del trabajo.
Y que por eso, ahora es él, quien no quiere entrar a casa.
Su corazón no entiende la fiesta del corazón paterno.
Su corazón no entiende de regresos a casa.
Sólo piensa en que su padre no ha valorado su fidelidad ni siquiera con “un cabrito para compartir con sus amigos”.

Y el Padre: La llamamos “parábola del hijo pródigo”, aunque mejor sería llamarla “parábola del corazón de Dios Padre”.

Todos tenemos mucho de ambos hermanos.
Porque todos algún día también hemos reclamado nuestra libertad y nos hemos ido de casa.
Porque todos sabemos lo que es tener amigos mientras la billetera está caliente.
Porque todos sabemos lo que es “oler a chancho”, hundidos en la soledad de nuestro corazón.
Porque todos sabemos lo duro que es reconocer nuestra pobre condición mientras vivimos hundidos en la basura de la vida.

Porque todos llevamos dentro al hermano bueno, al hermano obediente pero que no vive el calor del amor paterno de Dios.
Porque todos llevamos esa conciencia de ser buenos, pero incapaces de entender la alegría paterna del regreso del hijo, y como él también nosotros nos escandalizamos del amor.
Porque todos llevamos dentro esa incapacidad de vivir la fiesta del perdón, del regreso y la recuperación de lo que estaba perdido y ha sido encontrado.

Y sin embargo, lo que pretende Jesús, es que todos, tengamos más del corazón del Padre:
Seamos capaces de regresar al corazón del Padre Dios.
Seamos capaces de sentir, como el padre, el dolor de la ausencia de un hijo o de un hermano.
Seamos capaces de abrir nuestros brazos, para estrechar entre lágrimas de alegría, al hijo o al hermano, que después de una vida destrozada, regresa al calor del hogar y a su condición de hijo y de hermano.
Seamos capaces de alegrarnos y hacer fiesta:
Por el hermano que ha salido de la droga, luego de haber sufrido ese infierno.
Por el hermano que ha salido de la cárcel y ahora todos lo ven como marcado.
Por el hermano que ha salido del alcohol, del que ha estado esclavo durante años.
Por el hermano que, durante años, ha vivido fuera de la Iglesia y se ha sentido tocado por la gracia y está de nuevo entre nosotros.

El Dios de Jesús es un Dios Padre.
Un Padre que le duelen sus hijos.
Un Padre que sigue amando a sus hijos, aún a aquellos que le han fallado.
Un Padre, con los brazos siempre abiertos, con una mesa puesta para hacer fiesta cuando decidimos regresar a casa.

Pensamiento: No es bueno el que cumple con todo y es esclavo de la obediencia. Es bueno el que se siente amado y es capaz de amar a los que regresan a casa.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s