Bocadillos espirituales para vivir la Cuaresma: Jueves de la 3 a. Semana – Ciclo A

“La multitud quedó admirada, pero algunos de ellos dijeron: “Si echa los demonios es por arte de Belcebú, el príncipe de los demonios” “Todo reino dividido va a la ruina y se derrumba casa tras casa….” El que no está conmigo está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama”. (Lc 11,14-23)

¡Cuánto cuesta ser sincero con la bondad de los demás!
Mientras la gente se admiraba de los milagros que hacía, algunos de los fariseos trataban de apagar el fuego con sus críticas.
Reconocer lo bueno que hacen los otros, es señal de nobleza.
No reconocer lo bueno que hacen los demás, puede ser señal, de envidia o cerrazón del corazón.
“Si echa los demonios es por arte del príncipe de los demonios”.

La gente se admira de Jesús.
Porque la gente es sencilla.
Porque la gente tiene un corazón limpio de prejuicios.
Lo que decía la Bienaventuranza: “Dichosos los limpios de corazón porque ellos verán a Dios”
Mientras tanto, no faltaban quienes querían apagar el resplandor de su vida.
Es que no falta quien tiene miedo a que la bondad del otro oscurezca la suya propia.

Me gusta la gente de corazón noble:
Capaz de ver lo bueno de los demás.
Capaz de alabar lo bueno de los demás.
Capaz de admirar lo buenos que son los otros.
Que no tiene miedo a que la propia bondad se oscurezca con la bondad de los otros.
Al contrario, reafirman la propia bondad reconociendo la de los demás.
Alabar la bondad de los otros es signo de un corazón noble, limpio y sincero.

Algunos buscan todos los resquicios:
Para negarse a aceptar a Jesús.
Para no aceptar la verdad de Jesús.
Para justificar su negación a seguirle.
Hay ateos convencidos porque nunca tuvieron la luz en su corazón.
Hay ateos de conveniencia.
Me gusta la Sinceridad de Unamuno cuando escribe: “Miguel: o cambias de vida o cambiar de cabeza”.
La pareció más fácil cambiar de cabeza que de vida y se declaró ateo.

Frente a Jesús:
No caben las medias tintas.
No caben el “sí pero no”.
No cabe el “quisiera, pero no puedo”.
Sólo vale el “quiero y por eso puedo”.

Por eso es una pena ver esos cristianos bautizados:
Que se dicen cristianos.
Pero viven como si no lo fueran.
Cristianos que piensan como el resto.
Pero no piensan como desde el Evangelio.

Jesús es claro:
“El que no está conmigo está contra mí”.
“El que no recoge conmigo, desparrama”.
O estamos con él o no estamos.
O le seguimos con todas las consecuencias.
O mejor nos quedamos.
Más vale un cristiano auténtico, que cien a medias.
Más vale un cristiano que toma en serio el Evangelio,
Que el que vive el Evangelio según sus conveniencias.
Somos o no somos.
Pero nadie a medias.
Una mujer o está embarazada o no lo está.
Pero no hay embarazos a medias.
O estamos muertos o estamos vivos.
Pero no hay ni muertos a medias.
Ni vivos a medias.
O estamos con El o no estamos con El.

Señor: dame la gracia ser un bautizado de veras.
Señor: dame la gracia de vivir mi bautismo con sinceridad y no a medias.
Señor: dame la gracia de que sea sacerdote entero y no a medias.
Señor: dame la gracia estar casado de verdad y no con un pie fuera del hogar.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s