Bocadillos espirituales para vivir el Triduo Pascual: Sábado Santo

Sabado SantoEl Sábado de las madres

El Sábado Santo es un sábado sin Jesús.
Cuando alguien ha muerto, pero aún está en casa, uno siente su presencia.
Cuando ya se le entierra, recién se siente que ha muerto de verdad.
Pero el Sábado no es un día vacío, es el día de la Madre.

Las mujeres tienen en los Evangelios una presencia particular en la Pasión y Muerte de Jesús.
Primero fue la esposa de Pilatos.
Cuando nadie daba cara por él, fue ella la que le pidió se pensara la cosa mejor.
Luego fue la Verónica.
La cobardía masculina prefirió esconderse detrás de las normas legales.
Ella rompió el protocolo.
Más tarde, son las piadosas mujeres que hacen visible su sentimiento y su dolor.
Está sobre todo, su Madre, presente en el camino del Calvario.
Presente en el Calvario.
Y presente a la hora de los funerales.

¿Dónde están los hombres, los amigos, la gente de influencia?
A la hora del fracaso ya no existen los amigos.
Nadie le reconoce.
Nadie sabe quién es.

La Madre nos lo había entregado a los treinta años.
En la plenitud de su vida.
Ahora, nosotros se lo habíamos hecho despojo y ruina.
Y ella vuelve a recogerlo en su regazo, destruido, hecho añicos, hecho fracaso y muerte.
Pero qué importa.
Las madres son así, su corazón es capaz de amar al hijo cuando triunfa como cuando regresa hecho trizas su vida.
Vivo o muerto, allí está ella sostenida por la esperanza, porque las madres lo pierden todo, menos la esperanza en sus hijos.
Por eso, hoy, es el día de las madres.

Oración a la Madre de la Piedad

Madre de la Piedad, concede a todas las madres,
ser siempre playas abiertas, para recibir a sus hijos,
y como vengan, después de las tormentas de la vida.
Anima a los hijos, estén como estén, a regresar al corazón de su madre,
donde pueden recomponerse todas las roturas de la vida.
Y si a los hijos destrozados por la vida,
les fallara ese regazo materno,
recuérdales que tú eres siempre madre y que tu regazo es la playa
siempre abierta para los restos del naufragio.
No en vano estrenaste, Madre, y ensayaste
para todos los hombres tu regazo, recogiendo
el cadáver de tu Hijo roto y muerto, a la espera
del abrazo pascual del Domingo de Resurrección.

Un saludo a todos, a la espera de encontrarnos en la
VIGILIA PASCUAL
cantando de nuevo el aleluya de la vida.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s