Bocadillos espirituales para vivir la Pascua: Viernes de la 2da semana – Ciclo A

“Le seguía mucha gente, porque había visto los signos que hacía con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía tanta gente, dice a Felipe: “¿Con qué compraremos panes para que coman estos”. (Jn 6,1-15)

multiplicacion de los panes y los peces

Una Misa al aire libre.
¿No debieran ser así nuestras Misas?
La gente se reúne en torno a Jesús, como se reúne los domingos.
Aquí por los signos que habían visto sanando enfermos.
Nosotros por las exigencias de nuestra fe que quiere renovarse en el misterio pascual.

Cada uno cargando sus propios problemas.
Y todos con el estómago vacío.
También nosotros asistimos cada uno con nuestros problemas.
Muchos cargados de necesidades, entre ellas, el estómago vacío.
Nos reunimos sin conocernos ni preocuparnos de las necesidades del otro.
Jesús comienza por tomar conciencia de que la gente está con hambre.
Está cerca la fiesta. ¿Pero qué fiesta celebraremos con hambre?
¿Alguien se acuerda que la Misa es también nuestra fiesta de Pascua?
¿Algunos de nosotros ve el hambre y los problemas que le rodean en la Eucaristía?

Alguien tiene que tomar conciencia de que es preciso hacer algo.
Algunos, como Felipe, se justificarán de que es imposible.
Hace cálculos matemáticos y ni con doscientos denarios.
¿No serán nuestras misas algo parecido?
Pero ¿no habrá también entre nosotros cinco panes y dos peces?
Celebrar la Eucaristía no es guardar el pan, sino “compartir el pan”.
Celebrar la Eucaristía primero es tomar conciencia de los que tenemos a nuestro lado.
No es posible celebrar la misa entre extraños y ajenos.
No es posible celebrar la misa en la indiferencia a los demás.
Comenzamos reconociendo nuestros pecados. ¿Y no será nuestro primer pecado la indiferencia al hambre de los hermanos?

“Decid a la gente que se siente en el suelo”.
Comer parados es comenzar el camino de la libertad.
Comer sentado es señal de libertad.
La Eucaristía celebrada como Pascua del Señor es señal que ya somos libres.

El pan es ante todo un don de Dios para todos.
Por eso Jesús, igual que en la Eucaristía “toma los panes, da la acción de gracias”.
Nunca tendremos panes suficientes para todos
En tanto no “no reconozcamos que son don de Dios”
En tanto estén guardados para nosotros.
Los panes se hacen Eucaristía cuando comenzamos a repartirlos.

Nuestras ofrendas ¿no tendrían que tener como destino las necesidades y el hambre de los demás?
Nuestras ofrendas tendrán que pasar por la consagración dando gracias a Dios, “y dándole gracias, los bendijo y dijo: Tomad y comed todos de él”.

¿Y qué es la comunión sino el repartir el pan de vida a todos?
¿Y nuestra comunión no llega a todos?
¿Y luego que todos han comulgado no quedan todavía muchas hostias?
Cuando el pan es bendecido y sacado el egoísmo del tener, llega a todos.
Aquí sobraron “doce canastas”. Pero no se desperdiciaron: “Recoged los pedazos de pan sobrado; que nada se desperdicie”. Porque lo que sobra será el pan que necesiten los que vengan a la siguiente misa.

¿No sería una Misa más pascual si pudiéramos celebrarla en este esquema de la multiplicación de los panes? Hasta la gente se entusiasmaría queriendo a Jesús por rey. Y no saldrían aburridos despidiéndose hasta el domingo siguiente.
¿Qué una Misa así sería poco seria?
Pero sería mucho más la Misa Pascual de Jesús.
Y nosotros sentiríamos más necesidad de Jesús y sin tantas ganas de salir.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s