Bocadillos espirituales para vivir la Pascua: Domingo 3 – Ciclo A

Jesus en el camino de Emaus“Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo. El les dijo: “¿Qué vienen conversando por el camino?” El les preguntó: “¿Qué ha pasado?”. “Lo de Jesús Nazareno , que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante dios y ante todo el pueblo”. “Nosotros esperábamos que él fuera el futuro liberador de Israel. Y ya ves: hace tres días que sucedió esto”. (Lc 24,13-35)

El cristianismo es la religión de la alegría.
Los cristianos están llamados a ser testigos de la alegría pascual.
Santa Teresa decía que: “Un santo triste es un triste santo”.
Digamos que “un cristiano triste es un triste cristiano”.

Los dos discípulos de Emaús:
Son el símbolo de los cristianos tristes.
Son el símbolo de los cristianos sin alegría.
Son el símbolo de los cristianos sin ilusión.
Son el símbolo de los cristianos resignados.
Son el símbolo de los cristianos desilusionados:
“nosotros esperábamos, y ya ves, han pasado tres días” y nada de nada.

¿Razón de su tristeza y desilusión?
Se hicieron falsas ilusiones.
Se hicieron falsas esperanzas.
Se hicieron una falsa idea de Jesús.

¿Cuál es la razón de un cristianismo de “tristes por el camino de la vida?”
La falsa idea que tienen de la fe.
La pobre imagen que tienen de Jesús.
Las falsas esperanzas que tienen de Dios.
Esperan un Dios:
Curandero de todas las enfermedades.
Con una oficina de empleo que dé trabajo a todos.
Que escuche nuestras necesidades y las soluciones.
Que no deje morir a nuestros seres queridos.
Que nos ayude a que nuestros negocios salgan todos bien.

Una falsa idea de Dios, crea falsos creyentes.
Porque creer en un Dios equivocado, crea creyentes equivocados.
Tener los ojos cerrados para saber ver a Jesús que camina a nuestro lado.
No saber entender las Escrituras que nos presentan la verdad de Dios.
El pobre conocimiento de nuestra fe.
El pobre conocimiento de nuestros Bautismo, nuestro matrimonio.
Nos olvidamos de que “Yo estaré con vosotros hasta el final de los siglos”.

La tristeza de los dos de Emaús se convirtió en gozo y alegría cuando reconocieron a Jesús.
Y lo reconocieron precisamente “en el partir el pan”.
Es decir, allí donde Jesús se hace más real y presente en medio de nosotros, la Misa.
Cristianos que viven tristes:
Porque no van a Misa.
Porque no entienden la Misa.
Porque no viven la Misa.
Porque no lo ven en la Misa.
Donde la Misa es cumplir con una obligación.
Donde la Misa no es recordar el misterio pascual.
Donde la Misa no es celebrar el misterio pascual.
Donde la Misa no es encontrarse con el resucitado.

Necesitamos cristianos que:
Abran se les ojos cuando van a Misa.
Puedan exclamar “es El”.
Regresen a sus casas con la alegría pascual del encuentro.
Regresen a sus casas con la alegría de compartir con los demás su experiencia.
¿Qué experiencia podemos expresar nosotros cada domingo después de participar en la Misa?

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s