Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Sábado de la 10 a. Semana – Ciclo A

Síguenos en Facebook: http://bit.ly/MensajeAmigosFB.

“Dijo Jesús a sus discípulos: “Habéis oído que se dijo a los antiguos. “No jurarás en falso” y “cumplirás tus votos al Señor”. Pues yo os digo que no juréis en absoluto…A vosotros os basta decir “sí” o “no”. Lo que pasa de ahí, viene del maligno”. (Mt 5,33-37)

Jesús conoce demasiado bien el corazón humano.
Nos cuesta:
Vivir en la verdad.
Decir la verdad.
Se coherentes con la verdad.

Por eso:
Creemos tan poco en los demás.
Porque, casi diría, que no nos creemos a nosotros mismos.
Y como no creemos en lo otros, exigimos firmas, sellos, notarios y tantas cosas más.,
Y como los demás tampoco nos creen, nos exigen afirmemos lo que decimos con juramentos y firmas notariales:
“Juro por Dios”.
“Juro por mi madre”.
“Juro por mis hijos”.
Bueno, creo hay infinidad de juramentos.

Siento vergüenza que los demás no crean a mis palabras.
Siento vergüenza que los demás no crean a mis contratos.
Siento vergüenza que los demás no se fíen de mí.
Y que tengamos que acudir a no sé cuantos ritualismos para que alguien me crea.

Y el caso es que ni con tanto juramento y tanta firma cumplimos con la verdad.
Hacemos juramento de fidelidad a nuestra consagración a Dios.
Y al tiempo ya hablamos de que “no tenemos vocación”.
Hacemos juramento de amor el día de la boda.
¿Y os dais cuenta de qué pronto el amor se enfría?
Hacemos juramente de “amarnos y servirnos todos los días de mi vida”.
Y pasan unos años y tenemos que contratar un abogado para iniciar el divorcio.
Pedimos un préstamos con firma de Notario.
Y no terminamos nunca de devolverlo.
Y hasta es posible tengamos que comprarnos un abogado.

Confieso que nunca me había parado a pensar en estas realidades.
Pero Jesús nos conocía muy bien.
¿Será así el hombre o nos habrán hecho así?
¿Seremos así o la realidad nos ha configurado así?

Para Jesús esto es una degradación del ser humano.
Para Jesús el hombre está llamado a la verdad.
No para engañar al otro.
No para mentir al otro.
No para vivir en la informalidad de la palabra.

Para Jesús:
El hombre está llamado a vivir en la verdad.
El hombre está llamado a vivir de la verdad.
El hombre está llamado a ser transparente.
El hombre está llamado a ser fiel a sí mismo.
El hombre está llamado a ser fiel a su palabra.

De ahí que Jesús nos prohíba cualquier juramento.
Para Jesús nuestra vida tiene que ser “sí” o “no”.
Todo lo demás viene del Maligno.
Yo diría que el hombre está llamado:
A ser él mismo.
A ser fiel a sí mismo.
A ser fiel a su verdad.
Cualquier otra actitud es deformar la verdad del hombre.
Es dejar de ser él mismo.
Es no valer por sí mismo, sino por su juramento.
Es no valer por sí mismo, sino por la firma notarial.
Es no valor por sí mismo, sino por el valor que recibe de otros.

Me duele que no crean en mí.
Me duele que no se fíen de mí.
Me duele que no tengan confianza en mí.
Porque significa que yo no valgo y no soy digno de crédito.
Mi verdad me viene de mis juramentos y de un notario.

Señor, tú dijiste que eras “el camino, la verdad y la vida”.
Señor, hazme verdadero, auténtico, de una pieza.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s