Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Nacimiento de San Juan Bautista

“Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo: “¿Qué va a ser este niño?” Porque la mano del Señor estaba con él”. (Lc 1,57-66)

Nacimiento de San Juan Bautista

“Se enteraron los vecinos y parientes”.
¿No se habían enterado hasta el nacimiento?
Alguien ha afirmado que, de vergüenza Isabel se retiró a una finca vecina para esconder el misterio de Dios en su vientre. Lucas dice claramente que: “Días después, concibió su mujer Isabel; y se mantuvo oculta durante cinco meses, diciendo: Esto es lo que ha hecho por mí el Señor en los días en que se dignó quitar mi oprobio entre los hombres”. (Lc 1,24-25)

Se puede ocultar el embarazo.
No se puede ocultar al hijo.
Para ellos, el hijo esperado en el silencio que madura la fe.
Para los vecinos y parientes, el hijo de la sorpresa.
Y todos lo ven como “que el Señor le había hecho gran misericordia y la felicitaban”.

Todos pedimos, cada día, milagros a Dios.
Y sin embargo qué poco vivimos el milagro de la maternidad de nuestras madres.
Qué poco vivimos el milagro de la vida.
Qué poco vivimos ese milagro que Dios puede hacer de regalarnos la vida.
Cuando nos nace un niño, lo primero que hacemos es buscarle parecidos familiares, cuando en realidad el recién nacido no se parece todavía a nadie.
Y sin embargo, ¡qué poco nos fijamos en ese don y esa gracia de Dios!

Y la gran pregunta que se hacen todos: “¿Qué va a ser este niño?”
Dicen que cada niño nace “con un pan bajo el brazo”.
Yo no he visto a ningún niño con un pan.
Sí he visto a los recién nacidos pidiendo la tetita de mamá.
Nos acordamos del pan, y sin embargo:

Pero qué poco decimos que cada niño nace, trae consigo un gran interrogante:
¿Qué será?
Una misión.
El nacimiento de Juan era todo un misterio de la “misericordia de Dios”.
Pero el nacimiento de Juan era todo un misterio de la “misión que Dios tenía para él”.
No sería “sacerdote” como su padre.
Sería el “mensajero” que prepara caminos.
No sería el “hombre del templo” y “del culto”
Sería el “hombre del desierto” y “del anuncio”.
No sería el “hombre que recuerda el pasado”.
Sería el “hombre que anuncia la proximidad de lo nuevo”
No será el “hombre que anuncia la esperanza”.
Sería el “hombre que anuncia que la esperanza ya es realidad”.
No sería el “hombre de la Ley”.
Sería el “hombre que abre caminos donde no hay caminos”.

El nacimiento de Juan el Bautista:
Es la primera ruptura con el pasado.
Ya no se llamará Zacarías, porque no será como su padre.
Se llamará Juan porque anunciará lo nuevo que está allí mismo a su lado en el vientre virginal de María.
El misterio de lo nuevo en un vientre que lleva dentro la “novedad”.
El misterio de lo nuevo que acaba salir de un vientre que llevaba el “anuncio”.

Todo nacimiento es un misterio.
Por eso, cada uno somos fruto del misterio de la misericordia de Dios.
Y todos somos el misterio del anuncio de lo nuevo.
No somos repetición de nadie.
Somos únicos.
Y somos preparadores de los caminos de Dios.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s